Luciano De Cecco: "no nos planteamos objetivos en Río"

"El primer partido va a definir nuestro futuro en los Juegos", afirmó el armador de la selección argentina masculina de vóleibol.

Luciano De Cecco, armador y capitán del seleccionado argentino de vóleibol, consideró que el partido del debut en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, el 7 de agosto contra Irán, es el más importante para el equipo 'albiceleste' ya que "va a definir el futuro del torneo".
"No nos planteamos objetivos en Río. Vamos a ir partido a partido. El primero, contra Irán, es el más importante para nosotros y eso va a definir el futuro del torneo", afirmó De Cecco en una entrevista con Télam.
Argentina, dirigida por Julio Velasco, integrará el Grupo B con Polonia, Rusia, Irán, Cuba y Egipto. El debut será el 7 de agosto a las 22:30, en el Maracanazinho, contra los iraníes, que les ganaron a los argentinos los dos encuentros que jugaron por la Liga Mundial por 3 a 2.
En esa Liga, el seleccionado logró importantes triunfos contra Serbia (el campeón de esta edición), Rusia (último campeón olímpico) y Francia (ganador de la Liga Mundial 2015).
"Demostramos que estamos para jugarle a cualquiera, pero tenemos claro que debemos jugar a un gran nivel para poder lograrlo", sostuvo De Cecco.
"Ganar siempre es un estímulo a la moral, pero hay que seguir laburando, seguir trabajando y enfocados en nuestro objetivo, porque la victorias llegan gracias al laburo y, más allá de que le hayamos ganado a pesos pesados, no quiere decir que somos mejores", subrayó el armador de Perugia de Italia.
Con respecto al equipo, De Cecco comentó que están entrenando más "tranquilos" desde que se definió la nómina de los convocados para la cita olímpica. "Estamos entrenando muchísimo y buscando la mejor puesta punto para llegar bien a Río. Ahora que se sumaron al grupo los chicos que estaban entrenando acá y se definió la lista, estamos trabajando más tranquilos".
Sobre Facundo Conte, quien no jugó la World League por una lesión, De Cecco indicó: "Es nuestro atacante principal, trataremos de complementarnos muy bien con los chicos que anduvieron muy bien en la Liga Mundial. Con él nuestro poderío de ataque va a ser un poco mejor y vamos a ayudarlo para que pueda aportarle todo lo que tiene al equipo".
En referencia a su momento personal, el santafesino de 28 años le contó a Télam que "estoy tranquilo, soy feliz, me gusta el momento que está transitando el equipo y estoy abierto a cualquier posibilidad de lo que me toque pasar. La verdad estoy contento, disfruto de ir a entrenar, de estar con mis compañeros y disfruto especialmente este momento porque no se cuántos Juegos Olímpicos más voy a jugar".
De Cecco fue uno de los integrantes del seleccionado que ya vivió un Juego, Londres 2012. "Esa experiencia me da tranquilidad de que estoy ayudando al grupo, a los chicos que van por primera vez a una olimpiada. Ojalá que mi experiencia y la del resto de los chicos que estuvieron en Londres ayuden a los que debutan".
El armador, que cumplió 10 años con la camiseta albiceleste, consideró que no es "especial" ser el capitán en los Juegos. "La única diferencia con los demás chicos es que tengo una rayita debajo del número", dijo.
"En mis diez años de Selección me acuerdo de los momentos buenos, de los momentos malos, de los momentos buenos, de los momentos malos (risas). Todavía estoy acá disfrutando de la selección, que es lo más lindo que me pudo haber pasado y que me abrió muchísimas puertas para que pueda vivir del vóley hoy", contó.
"Vivo el presente y no el pasado, lo que pasó, pasó y no se puede cambiar, el futuro es un misterio, por eso, vivamos el presente con felicidad y aprovechémoslo", continuó.
Hijo de Ricardo De Cecco, entrenador de básquet, Luciano también pasó por el deporte de la pelota anaranjada, aunque finalmente terminó en el vóley. "Es una historia muy larga de contar. Hubo una inundación muy grande en Santa Fe en 2003. Yo jugaba al básquet profesional en Ben Hur y me volví porque había muchos problemas en Santa Fe", explicó.
"Surgieron problemas con el pase y, como no quería volver a jugar al básquet lejos de mi familia, empecé a jugar al vóley. Una tragedia que a la larga me trajo muchas satisfacciones, pero en ese momento fue un golpe bastante duro", confió.
Por último, sobre Julio Velasco, el exitoso entrenador del seleccionado nacional, De Cecco bromeó: "No descuento que un día le vaya a tirar una botella en la cabeza (carcajadas), pero tenemos una excelente relación. Nos exige, tanto a mí como a los chicos, todo el tiempo al máximo para que mejoremos".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico