Luego de pedir la renuncia de Galuccio, el Gobierno le exigió que se quede hasta abril

"Han sido cuatro años de muchísima intensidad en que cambiamos el rumbo de YPF para volver a convertirla en el motor del desarrollo energético del país, creando valor para los accionistas", resaltó el aún presidente de la empresa, de acuerdo con el comunicado.

El presidente y CEO de la petrolera estatal YPF, Miguel Galuccio, confirmó ayer su permanencia en esas funciones "hasta la próxima asamblea ordinaria de accionistas, a convocarse próximamente", según informó un comunicado de la empresa.
Galuccio seguirá al frente de la gestión de la compañía hasta esa oportunidad, y comprometió "su apoyo al directorio para asegurar una transición ordenada y colaborar en la búsqueda de su reemplazo".
"Han sido cuatro años de muchísima intensidad en que cambiamos el rumbo de YPF para volver a convertirla en el motor del desarrollo energético del país, creando valor para los accionistas", resaltó el aún presidente de la empresa, de acuerdo con el comunicado.
En ese sentido, agregó que "me siento orgulloso de lo que logramos junto a todos los ypefianos, pero es momento de permitir que otros continúen el camino que la empresa está recorriendo. YPF es la mejor compañía del país y estoy convencido de que lo seguirá siendo".
El Gobierno nacional le pidió al titular de YPF, Miguel Galuccio, que renuncie al puesto que ocupa desde 2012 con motivo de una reestructuración de la empresa estatal. En rigor, y según confirmaron fuentes del Gobierno a la agencia de noticias Télam, el pedido es "que se vaya en abril para que sea una transición ordenada".
Ayer se dio a conocer que el Gobierno nacional le pidió la renuncia a Galuccio por "cambios en la estructura" de la empresa, pero no se refirió a las críticas que el secretario de Energía, Juan José Aranguren, hizo sobre la situación de la petrolera nacional.
Galuccio fue nombrado al frente de YPF en 2012 por la ex presidente Cristina Kirchner, tras la expropiación del 51 por ciento de las acciones que tenía en su poder la española Repsol. Sin embargo, la noticia no sería una sorpresa para quienes rodean al titular de YPF. "Mi tarea hoy es preparar a la gente que me reemplazará", había declarado durante el fin de semana. Por otra parte, tampoco es secreta la tensión entre él y el ministro de Energía, Juan José Aranguren. "No sé qué visión tiene Aranguren sobre YPF", habían sido las declaraciones de Galuccio.

OTRA MIRADA

El presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, confirmó el pedido de renuncia al CEO de YPF, Miguel Gallucio, e informó que el cambio se debe a que "las autoridades creyeron importante consolidar un equipo de gestión nuevo" en la compañía y señaló que "se inicia una etapa en un momento difícil, con una caída muy grande en el precio del petróleo y problemas muy grandes en el desarrollo de inversiones".
"Las autoridades creyeron que era importante consolidar un equipo de gestión nuevo en YPF. Galuccio fue un buen funcionario, que actuó en un momento muy difícil. No era fácil trabajar con seriedad en el ámbito energético con el gobierno anterior. Manejó una empresa absolutamente central, lo hizo con bastante profesionalismo pero sometido a los objetivos que tenía el Gobierno (anterior)", consideró Pinedo.
Por otro lado, el senador del PRO defendió también que la petrolera no difunda la totalidad del acuerdo con Chevron, ya que, según aseguró, "hay temas de interés público y temas privados, no sólo de YPF, sino de los contratistas, que no tienen que ver con el interés público argentino".
"YPF es una empresa privada, que cotiza en Bolsas del exterior, hay información de los operadores privados que contratan. Quien va a decidir si esto se difunde va a ser el juez. Hay temas de interés público, y temas privados, no sólo de YPF, sino de los contratistas, que no tienen que ver con el interés público argentino", justificó.
En esa línea, agregó que "es muy difícil operar en un mercado mundial dando información sobre las contrapartes, sobre cada contrato que uno hace. Hay que ver si los temas tienen interés público para la Argentina o no. No tiene sentido hacer daño a YPF sin que haya un tema público en juego. Lo tiene que resolver un juez. Se preservarían detalles menores, que no son de interés público y son de otras personas, pero no de YPF".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico