Luis Millapi tiene pedido de captura por el asalto a "Barile"

Tal como publicó en su edición de ayer El Patagónico, Luis Alexander (21) y Daniel Alberto Millapi (19) quedaron registrados en las cámaras de seguridad de la panadería "Barile", ubicada en Kennedy al 2200, y de ese modo el juez Jorge Odorisio libró las órdenes de allanamiento para que la división encabezada por Eduardo Chemin y Pablo Lobos allanaran los domicilios de Juana Azurduy 1.532 y Los Plátanos 4.370, en busca de los dos hermanos.

Es que la Brigada había sumado a la Fiscalía una prueba más que comprometedora, las tarjetas de débito y crédito, documento y hasta licencia de conducir de la víctima asaltada en "Barile" que fueron halladas en la vivienda donde estaba alojado Daniel Alberto Millapi, en el barrio Isidro Quiroga. Fue en el marco de los allanamientos que la Seccional Sexta había solicitado para buscar el botín robado a dos vecinas de la Polonia al 2300, que residen frente a la casa de los padres de Millapi.
Allí los investigadores el viernes a la noche lo sorprendieron. Incluso con el mismo pantalón prelavado con detalles con el que habría participado a la mañana, alrededor de las 7:30, en el asalto a la panadería del Pueyrredón en el que se llevó la cartera de una clienta con más 3 mil pesos.
A Daniel Alberto se lo detuvo y se lo puso a disposición de la Oficina Judicial en donde compareció para su control de detención.
A Luis Alexander, en tanto, la Policía lo buscó en la casa de un tío de apellido Bustamante en el Máximo Abásolo, pero no lo encontró, ni en la noche, ni durante los allanamientos de la mañana. Tampoco en los procedimientos del viernes a la noche en Polonia 2321 del San Cayetano. De ese modo, cuenta con pedido de detención donde sea encontrado por la Policía.
"El Pelado" Millapi estaba en libertad condicional desde noviembre de 2015, cuando cumplía una condena por robo agravado y rompió con sus manos la reja de la celda para intentar escapar de la comisaría Séptima.
Había sido detenido en abril de ese año por un asalto a una vivienda del barrio San Cayetano, de donde se llevó una guitarra y un televisor y donde había dejado encerrada a una joven madre y a su bebé en el baño.
Esta vez, los hermanos Millapi aparecen comprometidos por las pruebas que han ido dejando en su raid delictivo. La diferencia es que ya no son menores, como antes cuando lograban recuperar rápidamente la libertad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico