Luis Montiel: "trabajo con muchos chicos con problemas de adicción"

Hace cuatro años comenzó a trabajar en la escuela del Sindicato Unido de Portuarios Argentinos. "Tengo siete chicos que están para competir, pero pedí dos revisaciones nomás, para arrancar el año. El tema es ayudar a los chicos", remarcó.

En el centro de Comodoro Rivadavia funciona la escuela de boxeo del puerto, emplazada hace cuatro años en un espacio físico reducido dentro del establecimiento del Sindicato Unido de Portuarios Argentinos (SUPA). En 2012, Luis Montiel tomó la iniciativa y encontró en sus colegas estibadores del puerto, el apoyo para la implementación de la escuela de boxeo, que comenzó con apenas cinco alumnos, entre ellos su hijo.
El instructor contó sus inicios, incentivado por los deseos de volver a la actividad que practicó como amateur, y motivado fuertemente para ayudar a su hijo en la práctica del deporte que tanto lo apasiona.
"Había dejado pero volví a la actividad, porque mi hijo a los diez años empezó a practicar boxeo. Como yo estuve solo cuando boxeaba, no lo quise dejar solo a él, entonces empecé a hacer cursos. Fui con el cubano Juan González en el 2010, trabajé en el Gimnasio Nº3, y en 2012 inauguré la escuelita de boxeo acá", contó Luis Montiel, técnico de la escuela del SUPA.
"Hace unos días que dejaron de ser delegados Vallejos y Velásquez, ellos me dieron una mano, me dieron el espacio físico. Soy estibador de acá, hablé con ellos y me prestaron el lugar para hacer la escuelita. Con su ayuda también pude comprar los hierros para el ring, hice eventos para juntar fondos para comprar las cosas del ring, las lonas, sogas, los protectores de las sogas. De a poquito lo fui armando. Actualmente cuento con veinticinco o treinta, pero es relativo. A veces tengo quince, cinco o tres. Hay chicos o chicas que van a la escuela, salen de la escuela y se vienen a entrenar. Es todo un sacrificio para ellos", prosiguió.
"Pedí revisaciones médicas este año pero no han salido. Tengo siete chicos que están para competir, pero pedí dos revisaciones nomás, para arrancar el año. El tema es ayudar a los chicos, yo estoy trabajando con muchos chicos con problemas de adicción, problemas en la casa, y a mí me reconforta eso. No quiero que sean campeones del mundo, quiero que sean campeones en la vida. Ese es mi objetivo", aseguró.
La escuela de Boxeo del sindicato portuario funciona de forma gratuita, de lunes a viernes de 17:00 a 20:00.
"Estoy trabajando incluso con muchachos que están saliendo de la Alcaidía, tengo un chico que está entrenando muy bien hace dos meses. Le consiguieron el permiso para salir a la mañana; yo dejo de hacer mis actividades por venir a la mañana a darle clases. Creo que le quedan tres meses, es un chico muy educado, le doy la oportunidad, yo quiero que vuelva a hacer una vida normal como cualquier otra persona. De hecho él está interesado en boxear, por eso dejo mi tiempo para venir a entrenarlo a él, desinteresadamente", comentó Montiel, y también se expresó respecto a las necesidades de la escuela.
"Aquí también es un poco frio. No tengo calefacción. Lo que anhelo es tener los baños para los chicos y chicas. De hecho la moneda que me dan, la estoy juntando para comprar materiales para ver si puedo agrandar y hacer un baño. Mi intención es tener algún día una escuelita mejor, que tenga todos los servicios. La estoy peleando igual", describió el técnico, y finalizó: "Quiero agradecer a mis compañeros estibadores que me dan la posibilidad de ayudar a los chicos, a Hernán Martínez, a Pedro Caffaro, a Othar Macharashvili; que siempre que voy a pedirles algo, no tienen ningún inconveniente en ayudarme. Poco, pero no importa, a lo poco lo hago mucho. En la pobreza lo poco se hace mucho, y no importa que sea poco, a mí me sirve igual".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico