Lula da Silva pidió unidad al PT y aliados frente a la oposición

En una jornada en la que la prensa dio relevancia a una iniciativa, aparentemente frustrada, para que el líder del Partido de los Trabajadores (PT) sea ministro en el gabinete de Rousseff, Lula explicó su situación judicial.

El ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva se reunió con la mandataria Dilma Rousseff y con ministros y legisladores de la coalición gobernante, con la firme intención de unir las bases ante la crisis política que se agravó días atrás, cuando fue forzado a declarar por el caso Petrobras, y en momentos en que la oposición prometió retomar el juicio político contra la Jefa de Estado.
En una jornada en la que la prensa dio relevancia a una iniciativa, aparentemente frustrada, para que el líder del Partido de los Trabajadores (PT) sea ministro en el gabinete de Rousseff, Lula explicó su situación judicial a ministros y legisladores, y pidió a su espacio y al aliado Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) unidad frente a la crisis política.
El ex presidente se encontraba en Brasilia y allí se reunió el martes a la noche con la presidenta y ayer con el presidente del Senado, Renan Calheiros, quien pertenece al PMDB, el mayor socio del gobierno.
Pese a ser un partido aliado, no todos los integrantes del PMDB actúan en sintonía con el gobierno. De hecho, el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, también de ese partido y acusado por corrupción en el caso Petrobras, se declaró enemigo de Rousseff y fue quien habilitó el año pasado el inicio en la cámara baja del proceso que puede derivar en la destitución de la mandataria.
Sobre el encuentro de ayer, el senador Lindbergh Farias, del PT, dijo a periodistas que Lula se explayó sobre las acusaciones en su contra, que se centran en los supuestos delitos de ocultamiento de patrimonio, blanqueo de dinero y enriquecimiento ilícito, y negó una y otra vez cada una de ellas.
Según Farias, Lula calificó de "ilegal" la operación policial mediante la cual, el viernes pasado, fue conducido desde su casa a una comisaría para prestar declaración y que incluyó allanamientos a su domicilio y a los de algunos de sus familiares y allegados.
El senador Hélio José da Silva, quien también participó en la reunión, agregó que Lula se mostró "indignado" por haber sido "sacado de su casa" para prestar declaraciones sin haber sido citado por la vía judicial.
Da Silva, del Partido de la Mujer Brasileña (PMB), que también integra la base oficialista, confirmó que algunos parlamentarios llegaron a sugerir que Lula fuera nombrado ministro, a fin de garantizarle "inmunidad" frente a esa supuesta "persecución judicial".
"Hubo algún senador que lo sugirió, pero el ex presidente dijo de inmediato que no aceptaría jamás", indicó el parlamentario, quien aclaró que se trató de comentarios "informales", aunque medios locales afirmaron que sí fue propuesto por la mandataria y rechazado por Lula.
El ministro del Supremo Tribunal Federal (STF, corte suprema) Marco Aurelio Mello dijo que si el ex presidente analizaba ser ministro para tener un fuero se podría entender como una "huida" del juez de primera instancia Sergio Moro, que lleva adelante la causa Petrobras.
Lula comentó ayer durante el encuentro en Brasilia que se considera "perseguido" por el juez, mientras dirigentes del PT declararon que ese magistrado responde a los intereses de la oposición.
Otras fuentes del PT citadas por la agencia EFE confirmaron que Lula también instó a los partidos a "mantener la unidad", frente al inminente reinicio de proceso para un juicio político contra Rousseff.
El trámite que comenzó en diciembre pasado y fue suspendido por una decisión de la Corte por "errores de procedimiento" en el proceso, podría ser reanudado este mes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico