Lula denuncia que se montó un show para llevarlo a declarar cuando bastaba citarlo

"Si el juez Moro o la Fiscalía querían escucharme, tan sólo necesitaban mandarme un oficio porque yo nunca me negué a prestar declaración", aseguró.

El ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva afirmó que la operación realizada ayer por la policía en su contra sólo busca ofrecer un "espectáculo" a los medios de comunicación, ya que, si un juez quería escucharlo, sólo necesitaba enviarle una notificación. Agregó que si encuentran "un sólo real desviado", se distanciará del Partido de los Trabajadores (PT), que lidera.
"Si el juez (Sergio) Moro (responsable por el caso de corrupción en la estatal Petrobras) o la Fiscalía querían escucharme, tan sólo necesitaban mandarme un oficio porque yo nunca me negué a prestar declaración", afirmó Lula ante militantes del PT que lo vivaron al grito de "Lula, guerrero, del pueblo brasileño", tras ser conducido ayer a una comisaría de la Policía Federal a un interrogatorio.
Además de conducirlo a una comisaría para prestar declaración, la policía allanó varias propiedades del ex mandatario, incluyendo el Instituto Lula, de sus familiares y de algunos allegados, en el marco de la investigación por el escándalo de corrupción en Petrobras.
"Bastaba con que me citaran a declarar que yo iba. Siempre fui a dar aclaraciones porque no debo y no temo", dijo el ex mandatario en la sede del directorio nacional del PT, donde se dirigió tras declarar durante cerca de tres horas ante la policía.
"Lamentablemente, creo que estamos viviendo un proceso en que la pirotecnia vale más que cualquier cosa. Vale más el show mediático que la investigación seria, responsable, que debe ser hecha por la Justicia, por la Policía, por el Ministerio Público (Fiscalía)", dijo Lula.
Rodeado de militantes, con una camisa negra y con un fuerte énfasis en la declaración señaló: "no voy a bajar la cabeza". Y remarcó: "si encuentran un real desviado, me alejo del PT".
También se refirió a la operación policial y alegó que la policía no tenía razón para conducirlo hasta una comisaría porque nunca se negó a declarar ante cualquier autoridad para dar explicaciones, y calificó la actitud de la Fiscalía como "muy grave" y con una clara motivación política.
"De cualquier forma nada de eso disminuye mi entusiasmo (con la lucha política). Por el contrario ellos encendieron aún más la llama dentro de mí", aseguró, aunque reconoció que ayer se sintió "íntimamente herido", por el trato que recibió.

LA VERSION DEL FISCAL
En una rueda de prensa en la que dio detalles de la operación, el fiscal Carlos Fernando dos Santos Lima, responsable de la investigación del caso de Petrobras, afirmó que la Fiscalía optó por obligar a Lula a comparecer a una comisaría en lugar de citarlo en una fecha determinada para evitar manifestaciones.
El mismo fiscal dijo que el conjunto de indicios de que el ex mandatario pudo haberse beneficiado de los desvíos de Petrobras es "bastante significativo".
Según Dos Santos Lima, el Instituto Lula y una empresa usada por el ex jefe de Estado para cobrar por conferencias recibieron cerca de 30 millones de reales (unos 7,5 millones de dólares) en donaciones de las cinco empresas más implicadas en los desvíos en Petrobras.
"Es claro qué donaciones pueden ser hechas por diversos motivos, pero tenemos que investigar si eso tiene alguna relación con los desvíos de Petrobras", afirmó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico