Lula habló tras su condena: "están destruyendo la democracia de Brasil"

Lula denunció una "cacería" judicial y afirmó que las investigaciones de corrupción que desde hace más de tres años golpean a la élite política y empresarial del país han convertido a Brasil en un "Estado casi de excepción, en el cual los derechos democráticos están siendo tirados la basura".

El ex presidente de Brasil Luiz Inácio da Silva ofreció una conferencia de prensa en la que reafirmó su inocencia y sostuvo que "no hay pruebas" para condenarlo, tras la pena a nueve años y medio de prisión por sobornos y lavado de dinero dictada por el juez Sérgio Moro.
"Están destruyendo la democracia en nuestro país", aseveró el exmandatario rodeado por miembros de su partido.
Lula denunció una "cacería" judicial y afirmó que las investigaciones de corrupción que desde hace más de tres años golpean a la élite política y empresarial del país han convertido a Brasil en un "Estado casi de excepción, en el cual los derechos democráticos están siendo tirados la basura".
El miércoles, su abogado defensor Cristiano Zanin Martins, había calificado la sentencia como "ilegítima y un ataque a la Constitución".
"El presidente Lula es inocente. Por más de tres años Lula ha sido objeto de una investigación motivada políticamente. (...) No hubo ninguna evidencia creíble de culpa, mientras que las pruebas aplastantes de su inocencia (de Lula) son ignoradas descaradamente", aseguró.
"Es una sentencia política, en otro contexto no podemos inscribirla porque hubo desprecio por las pruebas producidas por la defensa sobre la propiedad del inmueble, no hubo ningún testigo ni escuchas que demuestren la acusación de que tres contratos de Petrobras con (la empresa constructora) OAS generaron el pago de un soborno a través de un departamento", concluyó.
El juez Moro sostuvo que la empresa OAS pagó un soborno, en la forma de un departamento, a Lula a cambio de la concesión de contratos públicos.
La segunda instancia judicial ahora es clave. El caso pasa a la Cámara de Apelaciones, que es el tribunal regional número cuatro de Porto Alegre.
Esta corte puede confirmar la sentencia y ejecutar la detención de Lula, lo que significa que puede enviarlo a la cárcel o al menos inhabilitarlo para presentarse como candidato en las elecciones presidenciales de octubre de 2018.
Lula sólo quedará inhabilitado para presentarse como candidato presidencial en los próximos comicios si la sentencia de segunda instancia se emite antes de julio de 2018.

COMO SIGUE EL PROCESO

La fiscalía brasileña a cargo de los procesos de la causa anticorrupción "Lava Jato" anunció que recurrirá la condena a nueve años y medio de cárcel contra el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva para pedir una pena mayor.
"La unidad de trabajo (de 'Lava Jato') informa que va a recurrir la sentencia, manifestando su desacuerdo en relación con algunos puntos de la decisión, para aumentar incluso las penas", señaló el Ministerio Público del estado de Paraná en un comunicado.
La fiscalía provincial de la ciudad de Curitiba, a cargo del caso, saludó, sin embargo, la condena en primera instancia contra Lula, que debe ser confirmada aún en segunda instancia.
Lula fue declarado el miércoles culpable de haber aceptado sobornos de la constructora OAS a cambio de favorecerla en sus negocios con Petrobras, la petrolera estatal ubicada en el centro de la operación "Lava Jato".
Lula, que aspira a ser otra vez candidato presidencial en 2018, además tiene que responder aún en otros cuatro juicios por "Lava Jato". La operación, bautizada así por un local de lavado de autos donde empezaron las pesquisas, investiga una enorme red de sobornos en torno a Petrobras.
El próximo paso en el proceso está de lado del ex presidente, quien podrá apelar en libertad a su condena emitida en primera instancia.
Luego, un tribunal de apelación de la ciudad de Porto Alegre debe confirmar o revocar la sentencia en segunda instancia. No hay plazos.
La defensa de Lula anunció también que recurrirá la sentencia. No se conoce tampoco cuándo se presentará la apelación.
Según estimaciones de medios brasileños, la revisión de sentencias por parte del tribunal de Porto Alegre suele tardar de media alrededor de un año.
Eso implicaría que la sentencia definitiva podría ser emitida poco antes de las elecciones presidenciales de octubre de 2018, para las cuales Lula ya ha anunciado que quiere volver a ser candidato.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico