Lula pide destitución y hasta detención del juez Moro por abuso de autoridad

El magistrado es célebre por su rigurosidad en la investigación por corrupción en Petrobras, que reveló una trama de financiación ilegal e la política por parte de empresas constructoras que obtenían contratos en forma fraudulenta.

El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva pidió ante instancias superiores de la Justicia la destitución del juez Sergio Moro, quien lo procesó en el escándalo de Petrobras, al denunciarlo por abuso de poder y persecución contra él su familia.
El pedido apunta a que el juez Moro "sea condenado con las sanciones previstas para el abuso de autoridad, que prevén detención de diez días a seis meses, además de otras sanciones como la suspensión del cargo y su destitución", dijo el abogado de Lula, Cristiano Zanin Martins, en un comunicado.
La familia de Lula decidió recurrir al Tribunal de Apelaciones de Porto Alegre, que es la corte de alzada del juez Moro luego de que la fiscalía no respondiera a una solicitud hecha en junio para investigar supuestos abusos de Moro.
En particular, Lula denunció a Moro por haber divulgado audios privados y otro con la destituida presidenta Dilma Rousseff que estaban bajo secreto de sumario, algo que fue condenado por la corte suprema, que anuló la prueba al considerarla ilegal y advertir a Moro.
El magistrado es célebre por su rigurosidad en la investigación por corrupción en Petrobras, que reveló una trama de financiación ilegal e la política por parte de empresas constructoras que obtenían contratos en forma fraudulenta.
Moro aceptó una denuncia de la fiscalía (el equivalente a un procesamiento) para juzgar en primera instancia a Lula sobre su vinculación con un departamento en el balneario de Guarujá que los acusadores sostienen fue una dádiva entregada por la empresa constructora OAS al ex mandatario.
Moro mandó a Lula a declarar por la fuerza el 4 marzo por esta investigación y 12 días después reveló a la TV Globo los audios, cuando la entonces presidenta Rousseff había anunciado que el líder del Partido de los Trabajadores sería su jefe de gabinete para intentar salvar su gobierno.
Esta actitud de Moro, según el juez de la corte Marco Aurelio Mello, "incendió el país", al condenar la divulgación de un audio que incluyó ilegalmente a la jefa del Estado, quien apenas debe ser investigada por el supremo tribunal.
Por otro lado, el saliente ministro de Cultura de Brasil, Marcelo Calero, reveló ayer que abandonó el gobierno de Michel Temer porque uno de sus colegas en el gabinete lo presionaba para autorizar un emprendimiento inmobiliario en una zona protegida y declarada patrimonio histórico del estado de Bahía.
Calero acusó de buscar ventajas personales a Geddel Vieira Lima, ministro de Gobierno responsable por la negociación de Temer y uno de los hombres más poderosos del oficialista Partido del Movimiento de la Democracia Brasileña (PMDB).
El titular de Cultura, diplomático de formación, dejó el cargo el viernes y se transformó en el sexto ministro que abandona el gobierno de Temer desde que el ex vicepresidente asumió en forma interina en mayo y luego en forma definitiva, tras la destitución de Dilma Rousseff el 31 de agosto, en un juicio político.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico