Luna puso en venta por Facebook la planchita de pelo de su víctima

El detenido por la muerte de Micaela Ortega puso en venta en una de sus cuentas de Facebook la planchita que era de la víctima y que apareció durante el allanamiento realizado a su vivienda, informaron fuentes judiciales.
Es que Jonathan Luna contaba con varios perfiles de Facebook, entre ellos uno en el que utilizaba un perfil de mujer y donde mantuvo distintas conversaciones con la víctima.
Un vocero de la pesquisa señaló a Télam que "en uno de los perfiles de Facebook esta persona (Luna) publicó la venta de una planchita de pelo por mil pesos durante el corriente mes de mayo y luego del veintitrés de abril, día en que la niña se ausentó de su casa".
"Se trata de una plancha de pelo que fue secuestrada al igual que un celular el sábado durante el allanamiento de la precaria finca en la que vivía Luna", agregó.
Por su parte el fiscal general de Bahía Blanca, Juan Pablo Fernández, dijo ayer a Télam que Luna "estaba en el Facebook y ofreciendo una planchita de pelo" por lo que lo calificó como una persona "pervertida".
"Había matado a una persona, se había quedado con eso y estaba viendo como la vendía en las redes", agregó.
Fernández señaló que "eso habla de la perversión del valor cero a la vida humana, a la culpa, a lo que fuere".
"La personalidad perversa se caracteriza porque no siente culpa", agregó el funcionario judicial.
El fiscal mencionó también sobre la posibilidad de que Luna, en los perfiles de Facebook que contaba, podría haber hecho maniobras similares con las que iba a captar a otras niñas como fue con Micaela,
El fiscal general señaló que en el caso por la muerte de Micaela la causa está caratulada como "homicidio por criminis causa y otros agravantes más (como el femicidio), que es perpetua" al hacer referencia también que Luna es reincidente.
En la causa los investigadores recibieron por parte del organismo con sede en Estados Unidos un fragmento del chat que mantuvo Luna con la víctima y con el cual les permitió poder llegar a él para detenerlo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico