Macri anticipó un triunfo de Cambiemos en octubre "como pasó en Corrientes"

El mandatario identificó a "sectores de la Justicia, sectores del empresariado, algunos sectores del sindicalismo" como responsables de "poner piedras en el camino". Pero remarcó que los argentinos "tenemos que estar unidos para decir que la Argentina cambió".

El presidente Mauricio Macri se mostró confiado en que Cambiemos "va a ganar en octubre" porque la mayoría de los argentinos quiere reafirmar un cambio y resaltó que no le preocupa si la ex presidenta Cristina de Kirchner decide competir porque representa "un montón de cosas que le han hecho daño a la Argentina".
"Esta idea de un cambio cultural en serio va a ganar en octubre y vamos a poder sentarnos alrededor de una mesa y discutir políticas de largo plazo con los gobernadores, con el Congreso, con los trabajadores y los empresarios", aseguró el Presidente en una rueda de prensa que brindó en la ciudad de Corrientes, donde se reunió con jubilados luego del triunfo conseguido por Cambiemos en las elecciones locales del domingo último, donde se resultó electo intendente el radical Eduardo Tassano.
Al expresar su confianza en un triunfo del oficialismo en las legislativas de octubre próximo y señalarlo como la llave para la convocatoria a una mesa de diálogo, Macri puntualizó aspectos que necesitan de un consenso general: "Una infraestructura institucional mejor, infraestructura social, física, económica, ejes de desarrollo en los que esperamos acordar con los gobernadores, el Congreso, los trabajadores, con el mundo empresario", enumeró.
"La Argentina está frente a una oportunidad histórica. Nunca el mundo nos dio esta apertura, nunca creyó tanto en el futuro que tenemos los argentinos", resaltó.
El mandatario opinó sobre Cristina de Kirchner, cuya posible candidatura define por estas horas el rumbo del PJ: "Tiene todo su derecho (a postularse), no me preocupa. Me preocupa seguir encontrando soluciones para que todos los argentinos sientan el cambio en el país. La mayoría va a reafirmar el rumbo", aseveró.
El Presidente remarcó que Cristina "expresa un montón de cosas que le han hecho daño a la Argentina", entre las que enumeró "haber hipotecado el país a partir de no invertir en energía, en infraestructura, de no cuidar el valor de la moneda y dejar que la inflación vuelva a afectar a los trabajadores".
"Dejaron un país muy dañado", afirmó el jefe del Estado al cerrar su crítica a la gestión kirchnerista.
Macri habló del escenario electoral en la capital correntina, que le brindó a Cambiemos el primer triunfo del año en las urnas con la consagración como intendente del radical Eduardo Tassano.

PIEDRAS EN EL CAMINO
El Presidente identificó a "sectores de la Justicia, sectores del empresariado, algunos sectores del sindicalismo" como responsables de "poner piedras en el camino", como señaló el martes en la inauguración de un tramo del Metrobus del Bajo. Pero remarcó que los argentinos "tenemos que estar unidos para decir que la Argentina cambió".
"Queremos que los argentinos progresen por su propio esfuerzo, no a través de comportamientos mafiosos, de políticas clientelísticas que han condenado a cada vez más gente a la pobreza", definió el mandatario.
El jefe del Estado afirmó estar "convencido" del rumbo de su gestión. "Estoy convencido de que el camino que hemos emprendido nos va a llevar a esa Argentina que soñamos. Una Argentina fuerte, sólida, que lidere en la región, que genere empleo de calidad para todo el mundo sin depender de ser amigo del puntero político, del intendente, o de quien sea para conseguir un trabajo", afirmó.
"No se puede hacer trampa, buscar un atajo, porque cada vez que uno hace trampa nos perjudica a todos los demás", completó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico