Macri dialogó con quienes fueron sus adversarios en las elecciones

A excepción de Nicolás del Caño, del Frente de Izquierda, los otros cuatro ex candidatos presidenciales, Daniel Scioli, Sergio Massa, Margarita Stolbizer y Adolfo Rodríguez Saá, aceptaron reunirse ayer con el mandatario, quien los recibió por separado.

El presidente Mauricio Macri atravesó ayer su primer día de gobierno en el que se reunió con los ex candidatos presidenciales Daniel Scioli (FpV), Sergio Massa (UNA), Margarita Stolbizer (Progresistas) y Adolfo Rodríguez Saá (Compromiso Federal), inauguró obras en la ruta Nacional 8, en la provincia de Buenos Aires, y junto a su gabinete participó de una invocación religiosa en la Catedral metropolitana, presidida por el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli.
El jefe de Estado inició su primer día de gestión con la partida en helicóptero desde el sector militar del Aeroparque, a las 7.50, con destino a la ciudad bonaerense de Exaltación de la Cruz, ubicada a 113 kilómetros al noroeste de Capital Federal, donde fue recibido por el jefe comunal, Adrián Sánchez; y la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal.
Allí, encabezó el acto de inauguración y reactivación de obras en la ruta Nacional 8, cerrada al tránsito debido al desborde del río Areco y la acumulación de agua en la calzada tras las últimas inundaciones.
En ese marco, Macri destacó: "el país no puede crecer si no tiene vías de comunicación" y sostuvo: "un gobierno" y "el Estado" están "para cuidar a su gente haciendo las inversiones necesarias".
Durante su discurso, el Presidente prometió que "en tres meses y 10 días van a poder dejar de pasar por la tierra y para 2017 hasta San Antonio de Areco" y manifestó que espera "antes del 2019 terminar hasta Pergamino toda la autovía que hace más de 15 años se promete".
Al mediodía, el mandatario y su gabinete participaron de una invocación religiosa en la Catedral metropolitana, presidida por el cardenal primado de la Argentina, Mario Poli, quien en su homilía dijo que a "los pobres hay que mirarlos desde abajo, y no desde arriba".
Macri, acompañado por la vicepresidenta Gabriela Michetti y su equipo, llegó a pie desde la Casa de Gobierno hasta el máximo templo porteño, donde se realizó la celebración religiosa que incluyó la participación de distintos credos; entre ellos un representante ortodoxo, un rabino, un sheij, un anglicano y un pastor evangélico.
En su homilía, Poli citó versos del escritor argentino Jorge Luis Borges escritos en 1966, que señalaban que "nadie es la Patria, pero la Patria somos todos" y se refirió también a la "responsabilidad del bien común" de los gobernantes.
Hacia el final de la ceremonia, Macri leyó una invocación, en la que se comprometió ante Dios a ser "instrumento de concordia, de paz y amistad social", y trabajar por una "Nación comprometida con la verdad" y la "diversidad que enriquece", así como luchar contra los flagelos que afectan a los más desprotegidos.
A lo largo de la jornada, el presidente se reunió con los ex candidatos presidenciales Daniel Scioli (por la mañana), Sergio Massa, Margarita Stolbizer y Adolfo Rodríguez Saá (tras la ceremonia religiosa), cumpliendo así con su promesa de convocar al diálogo a sus rivales en los comicios pasados.
De las reuniones, de las que se negó a participar el ex postulante del FIT, Nicolás del Caño, contaron también con la asistencia del jefe de Gabinete, Marcos Peña; el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó; y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.
Frigerio fue quien precisamente compartió, tras las reuniones, sendas conferencias de prensa con los ex candidatos, en las que predominó el agradecimiento "por la invitación al diálogo político" del Presidente, un día después de haber asumido su cargo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico