Macri dijo que quiere un Estado "al servicio de la gente"

El candidato presidencial por Cambiemos, Mauricio Macri, visitó ayer la ciudad bonaerense de Avellaneda junto a la gobernadora electa de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, y dijo estar decidido a que el Estado esté "al servicio de la gente" y que no sea "un aguantadero".
Luego de recorrer una fábrica y en diálogo con la prensa, Macri anunció que revisará todo intento de incorporación de personal al Estado Nacional que se de antes del 10 de diciembre y afirmó que ese ámbito "no puede ser un aguantadero de la política".
En el mismo sentido opinó la electa mandataria bonaerense: "Queremos hacer que los que trabajan sientan que van a tener un lugar, y aquellos que no trabajan que se preocupen, que haya una cultura del esfuerzo en el Estado como la que hay en esta fabrica".
Por último, Macri afirmó que los trabajadores le piden "que baje la inflación, que mejore la seguridad en las calles, que se acabe el impuesto a las ganancias" y se comprometió "a que quienes no tienen trabajo, que lo consigan, y los que lo tienen que puedan volver a ahorrar para ayudar a la familia, para llegar a la vivienda propia".
Macri lamentó los incidentes ocurridos en la municipalidad de Concepción, en Tucumán, donde el flamante intendente Roberto Sánchez (Cambiemos) fue amenazado de muerte y permanece atrincherado en su despacho luego de que cesanteara a unas 400 personas que fueron designadas en planta permanente por su antecesor días antes de que dejara el cargo.
En ese marco, la vicejefa de gobierno porteño, que asumirá su cargo en la provincia el 10 de diciembre próximo, aseguró hoy que la toma de terrenos en el municipio de Merlo "es el síntoma de un final de ciclo".
"Creo que es el síntoma de algo que se termina, de una manera de hacer política a la que la gente le dice que no", analizó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico