Macri insiste con el recorte: "el Estado gasta más de lo que debe"

"Generar trabajo no es algo de un día para el otro. La herencia ha sido muy pesada", dijo el mandatario. También prometió que la inflación bajará en el segundo semestre.

A cien días de iniciado su mandato, el presidente Mauricio Macri aseguró ayer que "el Estado gasta más de lo que puede y lo que debe", por lo que "hay que ir ajustando el gasto" público. Además, de cara a las negociaciones paritarias de este año, consideró que "cada uno tiene que hacer su trabajo de la mejor manera posible con el menor costo posible".
En tres entrevistas que brindó a los diarios Clarín, La Nación y Perfil, Macri dio definiciones de su gobierno, destacó las medidas tomadas, insistió con la "herencia" recibida del kirchnerismo y prometió que la situación mejorará "en el segundo semestre". Según el Presidente, la inflación "se va a moderar" en la segunda mitad del año y problemas como la pérdida del poder adquisitivo por los aumentos de precios y tarifas se terminarán en el primer semestre.
"Obviamente, esa fiesta no puede continuar. Todos son conscientes, y no hay otro camino, pero hemos decidido hacerlo de forma gradual", indicó y, aunque reconoció que "en el caso de las tarifas esa gradualidad no estuvo", subrayó: "Vamos a ser lo más graduales posibles para cuidar a los argentinos. Hoy tenemos 1.300.000 empleados públicos más de los que había hace diez años, y ustedes han sido recurrentes con esto, informaron y dieron alertas, pero los que gobernaban no hicieron caso porque buscaban esconder la caída del empleo en el sector privado".
Consultado sobre si esperaba más apoyo de parte del sector empresario, al que él y muchos de sus ministros pertenecen, el jefe de Estado respondió: "De algunos sí. Pero tengo claro que acá lo importante es que haya reglas de juego claras y competitivas que los obligue a todos a esforzarse por un mejor producto, que eso significa mejor calidad y que la gente sea la beneficiada".
En ese sentido, admitió que las medidas de gobierno pudieron no haber llegado todavía a la sociedad, aunque aclaró: "Hemos tomado muchas medidas para beneficiarlos. Todas las que hemos podido. Pero, claramente, generar trabajo no es algo de un día para el otro. Yo les agradezco a los argentinos el afecto, la comprensión que tuvieron en estos meses, porque la herencia ha sido muy pesada. Ha sido mucho peor de lo que imaginaba, pero tampoco es para abrumarse ni deprimirse".
"Siento que hay un primer paso hacia la felicidad y es que bajó la tensión. No estamos al borde de que alguien sea electrocutado, ni un presidente te invade todos los días por cadena nacional, hay diálogo desde los que gobiernan, hay cercanía", opinó.
"Vamos a ritmos razonables, que tal vez no son los del Presidente, que tiene una ansiedad por traerles soluciones a los argentinos "ayer". Pero creo que más de lo que se hizo, no se podía hacer, en referencia a cambiar expectativas en el mundo", indicó, y agregó: "La venida de Matteo Renzi, de François Hollande y la próxima visita de Barack Obama las tomo como una muestra de confianza, y por eso les digo a los argentinos: nos están abriendo la mano. Está en nosotros agarrarla, caminar juntos y no volver a morderle la mano al que te quiere ayudar".

ESFUERZO PERSONAL

"Quiero decirles una cosa: en la elección pasada lo visible fue populismo versus institucionalidad, pero lo subyacente y tal vez más importante fue siglo XX vs. siglo XXI. Ganó una visión de argentinos queriendo ser parte del siglo XXI", consideró el mandatario, quien dijo estar "convencido" de sus políticas y volvió a culpar a "la herencia" por los ajustes adoptados por su gobierno.
Agregó que "requiere un enorme esfuerzo que entendamos que lo que vale es la cultura del trabajo, del esfuerzo personal, no sentarse a esperar que alguien resuelva los problemas por vos, y eso es desandar diez años de populismo y facilismo que nos llevaron a esta situación". Sobre sus primeros 100 días de gobierno, expresó que los evalúa "positivamente" y aseveró: "Si mirás el mundo, creen que hemos hecho milagros".
Respecto a las paritarias, Macri dijo que desde el gobierno convalidan "que haya negociaciones sector por sector". "Cada uno se irá adaptando. Algunos pueden dar 35 por ciento, otros pueden dar 0 por ciento. Depende de las distintas realidades que vos mencionabas al principio", expresó.
El mandatario también defendió su relación con el empresario Nicolás Caputo y el presidente de Boca, Daniel Angelici, cuestionados por la oposición. "Nicolás es como mi hermano y es un empresario importante, como toda su familia. Por suerte tenemos muchos empresarios como ellos y que participarán como todos, con las mismas reglas, sin ninguna ventaja. Lo que hay que entender es que el amiguismo deviene de licitaciones poco transparentes", remarcó. Sobre Angelici, sostuvo que "ayuda" al Gobierno aportando "militantes y gente capaz para que se sume" al macrismo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico