Madre y dos niños quedaron con lo puesto al incendiarse su casa

Ruth Torres vendía prendas de vestir en la feria La Saladita cuando fue alertada de que se incendiaba su vivienda, situada en el "cerrito" que divide los barrios San Cayetano y Máximo Abásolo. Los vecinos intentaron apagar las llamas que consumieron la precaria casa. La mujer pide ayuda de la comunidad para volver a levantar el refugio de sus hijos.

Un cortocircuito pudo haber sido la causa del siniestro desatado en la vivienda del asentamiento que se encuentra detrás de la calle 1. La casa de la damnificada, Ruth Torres (35) está ubicada a pocos metros de las calles Antonio Garcés y Pieragnoli.
El fuego se propagó rápidamente debido a la presencia de material de fácil combustión que envolvió la estructura de madera y chapa de unos 30 metros cuadrados. En el interior se consumieron colchones, muebles y prendas de vestir, entre otras pertenencias.
Los habitantes del lugar al detectar el incendio utilizaron baldes y mangueras con agua, mientras eran alertados los bomberos. Ruth Torres, en tanto, fue avisada telefónicamente debido que se encontraba vendiendo ropa en la feria La Saladita. Es la actividad que desarrolla para mantener a sus hijos, una niña de 8 años y un niño de uno.
En diálogo con este diario, la damnificada relató: "me avisaron que se estaba prendiendo fuego la casa, vine y ya no había nada. Perdí todo", lamentó.
Dos dotaciones del Destacamento 1 concurrieron al lugar y sofocaron las llamas que arrasaron con todo a su paso.
Torres presume que el siniestro pudo haberse originado por un cortocircuito, debido a que posee una conexión eléctrica precaria y no dejó ningún artefacto a gas encendido.
Hace cuatro años que la mujer llegó a esta ciudad desde la provincia de Salta y hace tres que reside en ese sector denominado por los vecinos como "El Cerrito".
"Nunca pasó algo así y no pudimos salvar nada", lamentó.
En ese contexto, la víctima del incendio solicitó la colaboración de la comunidad para que le donen tirantes, chapas y otros materiales en desuso para "que pueda levantar una casita así".
La mujer insistió en que los elementos "si son usados no importa, la cosa es poderlo usar".
La mujer que tendrá que dormir en la casa de algún vecino o familiar también necesita de colchones, frazadas y prendas de vestir para sus hijos "porque me quedé sin nada y con lo puesto. No tengo nada ni para los nenes", graficó.
Los interesados en colaborar con Torres pueden comunicarse con ella al teléfono celular 156210578.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico