Maduro aseguró que Venezuela "no se doblegará" ante las presiones

El mandatario recalcó que Venezuela no acepta "ningún tipo de tutorías, monitoreo o intervencionismo" y advirtió que en Sudamérica se pretende romper el equilibrio de convivencia y el respeto a la diversidad logrado en los últimos años.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró ayer que su país "no se va a doblegar", prometió "pelear de frente" si se busca acorralar a los venezolanos e instó a los países de la región que soporten las "brutales" presiones para aislar a Caracas.
"Son brutales las presiones para aislar a Venezuela y aprobar este instrumento que sería una vergüenza si se aprobara contra nuestro país", afirmó Maduro en La Habana durante su discurso en la VII Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe (AEC), en referencia a la Carta Democrática que el titular de la OEA, Luis Almagro, pretende aplicar.
"Venezuela va a luchar. Con Carta Democrática o sin Carta Democrática, Venezuela no se va a doblegar. Y si nos pretenden acorralar vamos a pelear de frente. Que lo sepa el mundo entero", subrayó Maduro, que afirmó que "no son tiempos de intervencionismo ni injerencias sino tiempos de respeto".
Se quejó el mandatario porque "se amenaza a Venezuela con una Carta Democrática", algo que consideró "una desproporción y desfachatez".
Recalcó que Venezuela no acepta "ningún tipo de tutorías, monitoreo o intervencionismo" y advirtió que en Suramérica se pretende romper el equilibrio de convivencia y el respeto a la diversidad logrado en los últimos años.
"No se puede pretender romper el equilibrio de convivencia en la región para ceder a las presiones de Washington contra Venezuela", señaló Maduro, quien afirmó que Estados Unidos tiene el objetivo de "intervenir" en los asuntos internos de su país.
Respecto a la sorpresa que para muchos observadores fue que Argentina no acompañe, por ahora, el proceso de la Carta, Almagro aseguró ayer en una entrevista con la agencia EFE: "No es mi trabajo leer la mente de nadie y no lo voy hacer, pero lo que sí tengo claro es que el presidente (Mauricio) Macri nunca se desdijo de sus conceptos y que definitivamente estamos seguros de que los honrará en su momento".
El ex canciller uruguayo (2010-2015) considera que la declaración conciliadora sobre Venezuela, una iniciativa "totalmente diferente" a la suya, debería haber incorporado la petición de un referendo revocatorio y la liberación de los presos políticos.
En las deliberaciones de ayer de AEC, también el cubano Raúl Castro salió en respaldo de Venezuela, al rechazar la "ofensiva imperialista y oligárquica" que, a su juicio, representa la movida de Almagro.
El cubano exhortó a sus pares a oponerse a esa "ola neoliberal" mediante "la unidad y fortaleciendo la consulta y la concertación" y, en la misma línea, rechazó el "golpe de Estado humillante" que, afirmó, sufre Dilma Rousseff en Brasil.
Llamó en general a respetar el derecho de no intervenir "directa o indirectamente en los asuntos de otros estados", y avisó que Cuba "jamás regresará" a la OEA, ese "instrumento de dominación imperialista", sobre el que no es posible "ninguna reforma".
"La OEA desde su fundación fue, es y será un instrumento de dominación imperialista, ninguna reforma podrá cambiar su naturaleza ni su historia", dijo.
Cuba fue expulsada en 1962 de la OEA por sus vinculaciones con el bloque socialista, consideradas entonces incompatibles con el sistema interamericano, y aunque ya se levantó esa medida, la isla nunca retornó formalmente a la entidad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico