Maduro llamó al diálogo y la oposición pidió su renuncia

El jefe de Estado le dedicó el viernes tres horas a la situación económica durante su mensaje trasmitido por cadena de radio y televisión, y avivó los ánimos tanto de la bancada chavista como de la oposición, que hizo valer su mayoría en varios pasajes del discurso.

La renuncia del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, una de las opciones que ve la oposición para adelantar el fin de su gestión, volvió ayer al primer plano un día después de que este tildara de "catastrófica" la situación económica que vive el país, al exponer su informe anual de gestión frente a la Asamblea Nacional.
El jefe de Estado le dedicó el viernes tres horas a la situación económica durante su mensaje trasmitido por cadena de radio y televisión, y avivó los ánimos tanto de la bancada chavista como de la oposición, que hizo valer su mayoría en varios pasajes del discurso.
El informe de "Memoria y Cuenta" del Ejecutivo fue entregado al presidente de la Asamblea Nacional (AN, parlamento unicameral), el opositor Henry Ramos Allup, a quien Maduro le dio la mano y calificó de "jefe y líder político de la oposición venezolana".
Maduro llamó a la "unión nacional", y entregó su informe poco después de que declarara al país en emergencia económica para atender la situación de Venezuela que, reveló una inflación interanual de 141,5% -la más alta de toda su historia- y una contracción del 4,5%.
"Llamo a un diálogo constructivo, para la acción, para la construcción de una nueva economía, para desactivar cualquier mecanismo vinculado a la especulación de la moneda, de los precios, para que el capitalismo salvaje no se siga tragando a nuestra moneda", afirmó.
El mandatario firmó el viernes el decreto de emergencia económica previo a rendir cuenta de su gestión ante el Parlamento, desde este mes con mayoría de la oposición, cuyos líderes acordaron en julio pasado buscar cómo adelantar el fin de la gestión de Maduro.
La emergencia le permitirá al Ejecutivo asignar presupuestos especiales, ejecutar acciones para el abastecimiento y fortalecer el aparato productivo nacional. Ahora, la Asamblea debatirá en los siguientes ocho días el decreto que firmó el gobierno y su aprobación depende de un frágil consenso, dijeron analistas.
Ramos Allup indicó que los diputados discutirán el decreto que será sometido a votación por la Cámara, con 109 legisladores opositores y 54 del oficialismo, y aclaró a Maduro que el recinto "es ahora, un poder constitucional autónomo que va debatir, va legislar y va a controlar" el trabajo del Ejecutivo.
Señaló además que tendrá que pedirles "información a los funcionarios del gobierno", dirigiéndose al presidente del Banco Central de Venezuela, Nelson Merentes. "Cuente presidente, que si usted busca diálogo, aquí (en la Asamblea) tendrá diálogo. Nadie tiene que dejar sus posiciones ideológicas si encontramos puntos de coincidencia para resolver esta crisis. Nosotros no somos quienes vamos a negar la posibilidad de solucionarla. Vamos a estudiar el decreto", dijo.
No obstante, el jefe de la ahora mayoritaria bancada opositora en el Parlamento, Julio Borges, declaró ayer que es un "deber exigir" al gobierno de Maduro "un cambio de rumbo" y advirtió: "si no hiciere este cambio tendremos que liderar al país para cambiar al gobierno".
Maduro y sus allegados "no han entendido nada" y por ello pretenden "seguir aplicando las mismas recetas que tienen a los venezolanos haciendo colas y padeciendo la escasez y pasando trabajo porque el sueldo no alcanza", sostuvo Borges sobre el decreto de emergencia suscrito ayer por el presidente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico