Magia y arqueología en la Isla del Sol

Ubicada en Bolivia, esta pequeña isla puede ser visitada en un día, pero recomiendan al menos 2 para impregnarse de toda su historia. Allí hay varios sitios arqueológicos, que pueden ser recorridos junto a un guía de la zona que enriquecerá el paseo.

La Isla del Sol se encuentra en el Lago Titicaca, provincia de Manco Kapac en el departamento de La Paz. Es un destino de gran belleza con terrazas de cultivos y el lago azul de fondo. Además es un sitio muy especial ya que se considera el lugar donde se inició el imperio Inca.
Las lanchas y botes parten desde la playa del centro de Copacabana y llegan al embarcadero de la isla. El precio del viaje se puede negociar y depende en parte de la cantidad de personas que se transporte. El tiempo de traslado es de 2 horas.
Si bien se puede realizar el paseo en un día, para todos aquellos que quieran descubrir los diferentes lugares y atractivos de la isla se recomienda quedarse por lo menos una noche.
La isla tiene 9.6 kms de largo por 4.8 km. de ancho. Hay dos embarcaderos conocidos como puerto sur y puerto norte. La mayoría de las personas que visitan la isla en el día se bajan en el puerto norte y caminan al sur para tomar la lancha de regreso a Copacabana.
Este destino se caracteriza por la riqueza cultural que guarda, desde sus santuarios milenarios hasta las costumbres que comparten sus habitantes, es un lugar mágico. Se dice que ahí fue donde el Dios Viracocha creó a la humanidad luego del gran diluvio.
La isla se divide en tres comunidades: "Yumani" en el sur, "Challa" que tiene una playa blanca arenosa en la costa del este central y "Challapampa" cerca del extremo norte. La parte sur es la más visitada y ahí se encuentran las ruinas arqueológicas del Templo Pilcocaina, que significa el sitio "donde descansa el Ave (el supremo gobernante Inca)". Su estructura física está compuesta por piedras unidas con mortero de barro. En su interior las paredes tienen varios nichos trapezoidales que servían como altares para el colocado de figuras sagradas conocidas como "Wacas". Los techos de la construcción son de falsa bóveda y un elemento que destaca es la puerta principal, con su triple viga que simboliza los principios éticos del "Ama Llulla, Ama Sua, Ama Kella" ("no seas ladrón, no seas mentiroso y no seas perezoso").
En la zona también se pueden visitar las escalinatas de piedra del muelle de Yumani, que conducen a la Fuente de la Vida. En esta parte existen diversos hospedajes, restaurantes-cafés y pizzerías.
En tanto, en la zona norte puede accederse por bote desde Yumani hacia Challapampa, o caminando 3 horas por un sendero precolombino que cruza la isla. Ahí se encuentran los sitios arqueológicos de La Chincana (laberinto de paredes de piedra), El Templo del Sol, la Roca Sagrada y la Mesa de las Ceremonias. Además existe un circuito de interpretación y un museo arqueológico.
En la Isla del Sol funcionan pequeños hoteles y hostales que ofrecen cuartos con comodidades básicas y comidas donde la trucha del lago es el plato típico. La mayoría de los hospedajes se encuentran en la población Yumani y el resto en Challapampa.
Se debe tener en cuenta que en los puertos los visitantes son recibidos por guías locales que si bien no son obligatorios contratar, son una buena opción para conocer la historia del lugar y de paso ayudar a la comunidad. Otro dato importante es que la Isla del Sol se encuentra a una altura de 3925 msnm. por lo cual se debe evitar movimiento rápidos, correr o hacer grandes esfuerzos para no sentir el mal de altura.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico