Magníficas esculturas en el Jardín Botánico de Montreal

Sus jardines culturales invitan a apreciar enormes obras de arte hechas por plantas y flores, además permiten viajar a lugares como China o Japón. Todos los años se puede contemplar la espectacular liberación de mariposas y otros eventos especiales.

El Jardín Botánico de Montreal en Canadá es probablemente uno de los más hermosos del mundo. Con una superficie de 75 hectáreas, cuenta con diez invernaderos, 23 jardines exteriores, un jardín japonés, un jardín chino, el arboretum y el jardín de rosas.
Está constituido por varias áreas bien delimitadas y señalizadas, y que por su gran extensión es ideal para dar una larga caminata en la tarde. Se creó en 1931, pero no fue hasta 1970 cuando cobró auge. Fue entonces cuando crearon Arboretum. Posteriormente, en 1976 se formó la Rosaleda; en 1988, el Jardín Japonés; en 1996, el Insectarium; y finalmente en 2001, el Jardín de las Primeras Naciones.
Uno de los eventos más destacados que acoge es una competición anual la "Mosaïcultures Internacionales Montreal" (la creación y montaje de obras vivientes). En él se presentan más de 50 esculturas realizadas con plantas y participan más de 200 escultores llegados de 20 países. Las obras realizadas llevan más de tres millones de flores. Para su creación emplean acero o aluminio y luego se las envuelve en mallas metálicas llenas de tierra, en las que se plantan hiedras, hierbas y flores que proporcionan la textura y el dolor. En el interior cuentan con un sistema de riego y medios de cultivo para que las flores duren todo el verano. A finales de septiembre termina la exposición que congrega miles de visitantes.
La visita al Jardín Botánico de Montreal es larga si se quiere recorrer completamente. Ya solo en dar una vuelta por los invernaderos se emplea una hora aproximadamente. Entre dos y cinco horas los jardines al aire libre más cuarenta y cinco minutos para el Insectario.
En cuanto a las actividades, varían en función de la época del año. Por ejemplo, a finales de febrero hasta abril en el gran invernadero se puede ver cómo una infinidad de mariposas vuelan libres acompañadas de música clásica. A principios de marzo es posible degustar los productos del arce en la "casa del árbol" y en agosto o principios de septiembre se liberan las mariposas monarca en el jardín frente al insectario.
En tanto el Jardín Chino abre el evento "La magia de las linternas" de septiembre a octubre, donde los visitantes pueden admirar la cultura china. Estas linternas de seda están diseñadas a la manera tradicional y enviadas por barco a Montreal.
En el invernadero de exposiciones principal, durante este mes hay una exhibición de cientos de calabazas decoradas por "Halloween".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico