Malestar en el sector turístico por la exclusión del aeropuerto en el plan de obras nacionales

Guillermo Schneider, presidente de la Asociación Patagónica de Agencias de Viajes y Turismo, y Gabriela Zuñeda, titular de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de la Patagonia Central, manifestaron su preocupación y malestar por la exclusión de la obra de ampliación y refacción del aeropuerto General Mosconi. La misma había sido anunciada durante la gestión de Martín Buzzi y ahora fue excluida por el gobierno de Mauricio Macri.

Luego de que se confirmara que el gobierno de Mauricio Macri excluyó del plan de obras de aeropuerto a Comodoro Rivadavia (no así los de Trelew y Puerto Madryn), ayer referentes turísticos expresaron su malestar y preocupación.
Guillermo Schneider, presidente de la Asociación Patagónica de Agencias de Viajes y Turismo (APAVyT), fue contundente. En diálogo con Radio Del Mar manifestó tener la sensación de que Comodoro Rivadavia “es el grandote bobo es al que hay que sacarle cosas".
El operador turístico recordó que la ciudad, que funciona como ingreso a la Cuenca del Golfo San Jorge uniendo el sur de Chubut y el norte de Santa Cruz, ya perdió tres frecuencias de Sol Líneas Aéreas con las cuales volaba hasta Río Gallegos, Rosario y Mar del Plata, haciendo escala en Córdoba, Neuquén, Bahía Blanca y Trelew. También resaltó que en los próximos días se realizará el último vuelo a Río Gallegos, tramo que Aerolíneas Argentinas suspenderá en principio por un mes.
"Comodoro no es un aeropuerto más; es uno de los más importantes de movimientos de Argentina, compite con Córdoba. Es un aeropuerto que es superavitario y si hacemos la proporción, Esquel, Madryn y Trelew son deficitarios", aseguró.
"Es el segundo después de Córdoba en movimiento, en cantidad de pasajeros. Yo no sé lo que pasa, pero acá hay una falta de presión por parte nuestra”, agregó.

"NO NOS VAMOS A RESIGNAR"
En tanto, la presidenta de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de la Patagonia Central, Gabriela Zuñeda, se sumó a quienes cuestionan esta decisión del gobierno liberal de Mauricio Macri. Dijo que tanto el Bureau de convenciones, como la Cámara de Turismo de Chubut y la Federación están preocupados por esta situación.
“A través de los medios sabemos esto, que quedamos fuera del listado de remodelación del aeropuerto. Era una obra de la que en 2014 vimos los planos y que estaba a punto de empezar. En la gestión de (Martín) Buzzi se nos informó que se licitaba a fines de 2015 y estaría en 2016 en plena ejecución”, precisó.
“Tener un aeropuerto como corresponde es una cuestión de volúmenes de pasajeros; por eso es que hemos pedido a las agencias que nos den los números de los pasajeros que transportan porque vamos a pelearlo hasta las últimas consecuencias. No nos vamos a resignar por una obra que se nos prometió”, agregó.

MAS DE 500 MIL PASAJEROS EN TOTAL PRECARIEDAD
Cabe recordar que el último año el Aeropuerto General Mosconi tuvo el record de pasajeros tras alcanzar 576.049 viajantes, es decir 59.510 pasajeros más que en 2014 cuando se superó la barrera de los 500.000, lo que produjo que el ORSNA (Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos) aumentara los niveles de seguridad y supervisión en el mismo.
Sin embargo, pese a su importancia que lo ubica entre los primeros del país en cantidad de pasajeros, en los últimos tiempos ha registrado diversos inconvenientes que hablan de su precariedad.
Uno de ellos se registró este sábado cuando un pasajero en silla de ruedas tuvo que ser bajado en brazos por la escalera del avión luego de que se detectaran problemas con la única manga que dispone la estación aérea, la cual no puede operar cuando hay ráfagas de más de 70 kilómetros por hora.
El domingo ocurrió lo mismo con una mujer, cuya hija subió un video que circula en las redes sociales en el cual se puede observar la patética situación.
Ayer a la mañana se trabó también la cinta transportadora de equipaje, lo que produjo que varios pasajeros debieran sacar sus valijas en forma manual.
Las obras, entonces, son más que necesarias y así lo manifestó Schneider. “Estamos en 2016 en un aeropuerto de una ciudad petrolera. Debe ser una de las ciudades más ricas del país y nos sacan de plano porque yo entiendo que no lo merecemos. Vamos a seguir cayendo en la espiral que sigue viviendo la ciudad; esto es un regadero de agua de cloacas", sentenció.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico