Mañana declaran la madre, la hermana y un hijo de Lamonega

Mañana finaliza la etapa de declaración testimonial. Hoy, en la undécimo día de juicio declaró la ex esposa de Lamonega, el psicólogo que atendió a Marisa Santos, entre otros.

En el undécimo día del juicio contra Claudio Lamonega (50), por el crimen de su pareja Marisa Santos (48) y de los hijos de la mujer, Lucas Ramis (15) y Victoria Ramis (17), se escucharon siete testimonios. Además los tres jueces del tribunal, la Fiscalía, la querella particular y la Defensa Publica, participaron de la inspección ocular en el canal de riego, donde los investigadores encontraron el silenciador y el celular de la víctima.

En tanto, se informó que mañana finaliza la etapa de declaración testimonial y entre otros, está convocada a declarar, la madre de Marisa Santos. También la madre, la hermana y uno de los hijos de Claudio Lamonega.

Por su parte, hoy declaró el psicólogo que atendió a Marisa, desde julio del 2013, hasta el 14 de noviembre del año pasado. El profesional explicó que el motivo de consulta, estaba vinculado con la inestabilidad laboral de Marisa. "Esa situación, le generaba sentimientos de tristeza y angustia", indicó. En este marco remarcó que Marisa tenía una personalidad "muy sensible, con gran capacidad de empatía con el otro. También, agregó que su mayor preocupación, era el sostenimiento económico de sus hijos".

Asimismo, brindó su testimonio la ex esposa del imputado. La testigo, ratificó los dichos de ayer de Silvia Santos, con respecto al hallazgo de las joyas de Marisa en la casa de uno de los hijos.

Por otro lado, la hermana menor de Marisa, Daniela Santos, coincidió con el testimonio de sus hermanas, respecto a las características personales de Lamonega. Detalló los mensajes de texto ofensivos y las situaciones intimidantes, que el grupo familiar atravesó, desde la separación entre el imputado y su hermana.

Por último, prestó declaración testimonial una vecina de la madre de Claudio Lamonega. En la oportunidad, la testigo narró que en el año 2009, al regresar de unas vacaciones, las dos perras que tenía en su patio, habían desaparecido. Unos días después, al regresar de su trabajo caminando por calle Patagonia, el imputado la interceptó y le dijo "¿Vos querés saber que pasó con los perros? yo te los maté". Luego agregó "¿Querés verlos? los dejé colgados en la cerca".


Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico