Maradona, Ronaldinho y Totti jugaron por la paz en Roma

El encuentro tuvo como objetivo reunir fondos para las ONGs italianas Amlib y Unitalsi, para la fundación pontificia Scholas Occurrentes y para las víctimas del terremoto que el 24 de agosto dejó un saldo de casi 300 muertos en toda Italia. El atractivo extra fue que, por primera vez, el "10" compartió un terreno de juego con su hijo italiano Diego Junior.

El ex futbolista Diego Maradona, y los jugadores en actividad Ronaldinho y Francesco Totti, entre otros, animaron ayer el partido amistoso que con el lema "Unidos por la Paz" se disputó en el estadio Olímpico de la capital italiana, con el impulso del papa Francisco.
Con el atractivo extra de que por primera vez Maradona compartió un terreno de juego con su hijo italiano Diego Junior, el equipo de la "Liga por la paz" encabezado por Ronaldinho y los argentinos Hernán Crespo y Claudio López se impuso por 4 a 3 al equipo "La escuadra por el encuentro", de los Maradona y Totti.
Con poca presencia del público en las tribunas y una participación de sponsors sensiblemente menor a la de la primera edición del "Partido por la paz" de 2014, el encuentro tuvo como objetivo reunir fondos para las ONGs italianas Amlib y Unitalsi, para la fundación pontifica Scholas Occurrentes y para las víctimas del terremoto que el 24 de agosto pasado dejó un saldo de casi 300 muertos en toda Italia.
Más allá de una pelea con Totti al iniciar el partido por la cinta de capitán que finalmente quedó en el brazo del astro argentino y de un encontronazo con Juan Sebastián Verón al término del primer tiempo, el "Diez" mostró destellos de su habilidad, como el pase que dio con el pecho a los seis minutos de la primera etapa y que motivó la primera ovación del estadio.
"La causa es la que ganó, y sobre todo el papa Francisco, que nos hizo ver que la paz es lo primero", aseguró Maradona tras el partido en el que jugó completos los dos tiempos de 40 minutos durante los que fueron entrando al terreno del campo muchas leyendas retiradas del deporte, como el francés Vincent Candela y algunas menos en actividad, como el arquero argentino Albano Bizarri.
Con el español Aítor Kranka en el banquillo del equipo ganador y el italiano Fabio Capello en la escuadra derrotada en la fría noche romana, los ganadores se impusieron con goles de los argentinos Fernando Cavenaghi y Hernán Crespo, el español Bojan Krkci y del maliense-francés Frederic Kanouté.
Con el típico canto de "olé olé Diego Diego" haciéndose sentir desde la tribuna Tevere a cada rato, para los derrotados marcaron los italianos Alberto Di Natale y Francesco Totti y el argentino Nicolás Burdisso.
El equipo ganador se llevó el trofeo hecho en plata por el orfebre argentino Adrián Pallarols, que simboliza un olivo de la paz con una medalla de la Virgen Desatanudos.
Antes del partido, el papa Francisco agradeció a los futbolistas "el ejemplo de humanidad hecho para el bien de tanta gente".
"He querido venir para saludarlos y agradecerles por el trabajo que harán hoy, porque es un trabajo, es un deporte pero también es un trabajo. Es un ejemplo de humanidad, de ayuda y también un trabajo que será para el bien de tanta gente", dijo el Pontífice a los jugadores que, con el "Diez" y su hijo italiano Maradona Jr incluidos, participaron del encuentro benéfico que tiene como lema "Unidos por la Paz".
"Estoy convencido que hoy no se puede pensar la educación sin el deporte, el deporte es el camino para la educación, el camino de promoción humana, el camino para la madurez, de la persona, de la familia, del país", les dijo Francisco al saludarlos brevemente en la casina Pio IV del Vaticano, sede de la Pontificia Academia de Ciencias.
"Yo les agradezco por este partido de amistad, porque este es una partido de amistad. Gracias por lo que hacen, por los niños, la paz, la amistad del pueblo. Esto es hacer Paz", finalizó el Pontífice, que bendijo un olivo que fue plantado al inicio del partido.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico