Marcelo Curallán: "no tenemos entradas al barrio, estamos aislados"

El presidente de la Asociación Vecinal del barrio Abel Amaya, Marcelo Curallán, afirmó a este diario que gestionan ante las autoridades pertinentes los reclamos de los habitantes de la calle Juan Corti y del plan de viviendas "que siguen con el agua adentro. No ha podido llegar la solución porque la mayoría de los camiones está abocado a abrir la Kennedy, Chile y todo el Juan XXIII", dimensionó.

Si bien se han habilitado algunas entradas alternativas, por Lisandro de la Torre y otra por el corazón de las 1008 Viviendas, "hoy no tenemos entradas al barrio y estamos aislados. Cuesta mucho que lleguen los camiones y la ayuda", señaló el vecinalista. Agregó que los vecinos que residen sobre Chile y Corti "han sufrido grandes pérdidas". Por lo tanto, "nosotros lo único que podemos hacer desde la vecinal es seguir reclamando y dando la información que va llegando".
Adelantó que la ayuda alimentaria para las personas necesitadas y que no pueden salir de sus domicilios, se repartirá a partir de mañana y "hay que acercarse a la Secretaría de Acción Social (de la Municipalidad) y ya el predio (por el Predio Ferial) no está trabajando con los alimentos".
Curallán sostuvo que no tuvieron evacuados en la vecinal y que durante los tres primeros días del temporal "tuvimos 60 centímetros de agua adentro. También la estructura de la vecinal sufrió las inundaciones y nosotros tratábamos de dar la asistencia con nylon y nada más porque eran horas desesperantes donde todo se había ido de contexto".
En ese sentido, "no estaba preparado ni siquiera Comodoro, menos el barrio que ha crecido en los últimos cinco años muchísimo, y la estructura no estaba acorde para soportar esto. Al no tener pluvial se han rebalsado las cloacas, eso pasó cuando nos quedamos con una vecinal inundada los primeros días".
Comparó: "sin haber lluvias nosotros tenemos desbordes cloacales, imaginate ahora con toda esta lluvia que pasó".
Frente a algunos cuestionamientos, el referente barrial también aclaró que la sede "nunca cerró la vecinal y estuvo abierta desde el primer día. Se trabajó en conjunto con el CPB (Centro de Promoción Barrial) del 30 de Octubre. Tenemos todo documentado a la gente que se le ha entregado ayuda".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico