Marcha y corte de ruta en pedido de justicia por los homicidios de Cárdenas y Hernández

Unas 200 personas, incluyendo muchas familias con niños en brazos, marcharon ayer al mediodía hacia el Ministerio Público Fiscal para exigir justicia en los homicidios de Nicolás Cárdenas y Jorge Hernández. El corte del tránsito por 45 minutos molestó a automovilistas y pasajeros de colectivos que quedaron varados en la ruta. Una vez que los dos padres de las víctimas de homicidios fueron atendidos por los fiscales se liberó la circulación.

Ayer a la mañana unas 200 personas marcharon por la calle San Martín hasta las puertas del Ministerio Público Fiscal donde cortaron las dos manos de circulación de la ruta Nacional 3 durante 45 minutos. La manifestación fue protagonizada por familiares de víctimas de homicidios, como Nicolás Cárdenas, Jorge Hernández y Angel Domínguez.
Entre los que primero se concentraron en la plaza de la Escuela 83, había familias enteras con niños en brazos luciendo remeras con la imagen de Nicolás Cárdenas, el joven asesinado el domingo 15 de noviembre en Próspero Palazzo.
La organización de la movilización estuvo a cargo de la Asociación Amore Mío, que se formó en busca de brindar apoyo a todas las víctimas de homicidios en Comodoro Rivadavia y que busca justicia por el homicidio de Cárdenas.
Según el relato fiscal, el homicidio ocurrió tras la culminación de un cumpleaños de 15, en donde dos de sus invitados padre e hijo se cruzaron a la esquina de Teniente Merlo y San Lorenzo en donde estaba un grupo de jóvenes. Lo hicieron en una camioneta Kia (dominio BVD 530) y tras una discusión, el padre le pegó una cachetada a uno de los individuos y todos los que estaban allí comenzaron a agredirlo, razón por la cual tomó parte de la gresca su hijo S.C. y haciendo uso de un cuchillo arrojó puntazos a los agresores, logrando herir a tres de ellos. Le ocasionó una lesión sangrante a Cárdenas, que le provocó la muerte mientras era conducido al Hospital Regional.
Su padre, Pablo Cárdenas, ayer pidió ante El Patagónico que la Fiscalía le formalice una investigación también contra el padre del adolescente homicida porque fue quien inició las agresiones contra el grupo que luego derivaron en la muerte de su hijo. Dijo que el menor de edad arribó al lugar con su padre mostrando el cuchillo con el que finalmente cometió el homicidio.
El adolescente imputado en el homicidio debe permanecer en su vivienda durante los fines de semana como medida sustitutiva de la prisión.
Vanesa, la novia de Nicolás, pidió en la marcha que el adolescente esté preso, "porque por más que sea menor no tiene el derecho de quitarle la vida a nadie" dijo.
Nicolás y Vanesa pensaban vivir juntos y tener hijos. Todos esos proyectos quedaron truncos para la pareja que hacía más de un año y medio que se conocían. Juntos viajaban en moto, iban a la playa y compartían salidas al cine.
"Muchas cosas se fueron. No lo puedo superar todavía. Mucha bronca. Me duele mucho estar acá, uno dice ojalá nunca me pase, y a mí me pasó", lamentó Vanesa.
Los ciudadanos que caminaban por el centro solo acompañaban con miradas esquivas al grupo que levantaba en alto carteles y pancartas en pedido de justicia.

HOMICIDIO IMPUNE
"Justicia por mi tío 'Coco'" pedían los sobrinos de Jorge Hernández, el hombre de 31 años asesinado de 28 puñaladas en el barrio José Fuchs el 7 de setiembre de 2014.
El joven vivía en la parte alta de la propiedad de sus padres sobre la avenida Juan XXIII 836, a media cuadra del Cementerio Oeste. El domingo 7 de setiembre fue hallado sin vida por su pareja. Esa madrugada sus asesinos destrozaron la puerta principal de acceso y luego le asestaron una veintena de puntazos en distintas partes del cuerpo y lo degollaron.
Juan Carlos Hernández, su padre, le dijo a este diario ayer que lo fiscales "nos piden que le llevemos testigos, pero los que se tienen que mover son ellos, yo tengo muchas sospechas".
Juan Carlos apunta a que se trató de un ajuste de cuentas. La pareja de la víctima, en tanto, acorta la brecha de sospechosos y apunta al grupo de pertenencia de Jorge.
Pasó un año y medio, y la familia todavía no tiene respuestas de la Justicia. Hernández dejó a dos hijos, uno de meses y una nena. "Por todos ellos queremos justicia", pidió su padre.
Los manifestantes cortaron las dos manos de circulación de la ruta Nacional 3 frente al edificio del Ministerio Público Fiscal, es decir el ingreso y egreso hacia la zona norte de Comodoro Rivadavia. Fue hasta que los fiscales no bajaron a atender a Pablo y a Juan Carlos, los padres de las víctimas.
Hubo 45 minutos de demora en el tránsito y muchos se quejaron. Algunos entendían el reclamo y acompañaban.
La manifestación dejó pasar una ambulancia pero recién se desconcentraron cuando la fiscal Cecilia Codina atendió a Cárdenas y el funcionario Cristian Olazábal recibió junto a Juan Carlos Caperochipi a Hernández. La causa de Hernández está ahora en manos de la fiscal Camila Banfi.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico