Marchas en todo el país pidieron la urgente liberación de Belén

Belén fue condenada a ocho años de prisión, sin que se haya realizado, durante el transcurso de la causa, un examen de ADN que pruebe la relación filial con el feto encontrado.

Miles de personas se concentraron ayer en distintas plazas del país para participar de la Marcha Nacional por la Libertad a Belén, con el objetivo de exigir la anulación de la condena y la liberación de la joven detenida desde hace dos años, tras sufrir un aborto espontáneo.
En la Ciudad de Buenos Aires una columna partió del Obelisco para pasar por la Casa de Tucumán -en Suipacha 140- y llegar a la Plaza de Mayo.
"Tanto Naciones Unidas como diversas organizaciones internacionales exigen al Estado argentino que tome medidas para su inmediata liberación en virtud de las violaciones que se cometieron, sin respetar estándares internacionales de derechos humanos", sostuvo ayer el Comité por la Libertad para Belén en Buenos Aires, que se concentró en el Palacio de Tribunales de la Nación, Talcahuano y Lavalle.
A la misma hora, organizaciones sociales y de derechos humanos se concentraron frente al Palacio de Justicia de Tucumán, donde está radicada la causa a la espera de una resolución de la Corte Suprema de Justicia local. También hubo movilizaciones en numerosas ciudades.
Belén tiene 27 años y hace dos que está presa, tras haber sufrido un aborto espontáneo, acusada de haberlo provocado.
Según relató la madre de la víctima, despertó en la sala de partos con médicos forenses revisando sus partes íntimas frente a policías que la rodeaban. A su vez, un enfermero le mostraba el feto de ocho meses, colocado en una caja, mientras le repetía entre insultos que se trataba de su hijo.
La joven fue condenada a ocho años de prisión, sin que se haya realizado, durante el transcurso de la causa, un examen de ADN que pruebe la relación filial con el feto encontrado. El tribunal de la Sala III tampoco tomó en cuenta los dichos de la defensa, "ni los de dos peritos que la atendieron en la cárcel, una psicóloga y una psiquiatra, que consideraron que Belén decía la verdad", manifestó una partícipe del Comité, Jenny Durán.
"Lo único que tuvieron en cuenta fue la voz de la médica y la partera que la atendieron, y el enfermero y la policía", insistió Durán.
El ministro fiscal dictaminó que "la causa es nula desde fojas 1", reconociendo que no existen fundamentos para condenar a Belén. A nivel mundial, Amnistía Internacional recogió más de 120 mil firmas que respaldan el pedido de libertad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico