Marcos Peña defendió el convenio y no cree que exista "conflicto de intereses"

"No es un problema político, es técnico-judicial, por lo que nunca fue debatido con el Presidente. El Estado interviene a través de sus áreas competentes, no todas las acciones pasan por decisiones del Presidente, sobre todo cuando están en estado judicial", justificó Peña.

En la primera conferencia de prensa que brindó el Gobierno luego de que trascendiera el acuerdo entre el Estado y el Correo Argentino, empresa propiedad de Franco Macri, por una deuda del año 2001, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, fue el encargado de desligar al presidente Mauricio Macri del escándalo, y de atender a los reclamos de la oposición al exigir a la Cámara federal que aborde el tema de "forma integral".
En este marco, Peña informó la intención de solicitar a la Auditoría General de la Nación (AGN) que se exprese sobre el acuerdo, el cual calificó de "técnico, no político". En ese sentido, reiteró que "no hay conflicto de intereses" pese a que se trata de una empresa propiedad del grupo familiar del presidente Mauricio Macri, SOCMA encabezada por su padre, y el Estado nacional.
"No es un problema político, es técnico-judicial, por lo que nunca fue debatido con el Presidente. El Estado interviene a través de sus áreas competentes, no todas las acciones pasan por decisiones del Presidente, sobre todo cuando están en estado judicial", amplió.
Por su parte, Peña dijo que el planteo del Gobierno "es muy claro". "Se obró según la ley en el marco de una discusión judicial, con total transparencia. La transparencia y legalidad es total, tenemos absoluta y plena convicción de ello", señaló.
El funcionario sostuvo que el Gobierno propone que la Cámara federal "integre todas las discusiones para que no haya desequilibrios. Si hay un perjuicio para el Estado es por no haberlo resuelto en estos 12 años".
El ministro de Comunicaciones y uno de los responsables de avalar el acuerdo, Oscar Aguad, acompañó a Peña en la rueda de preguntas, y aseguró que "jamás" consultó al Presidente antes de la firma. "El tiene vedado por ley interesarse por cualquier cuestión de familiares, lo único que pidió es que tratáramos de solucionarlo con los tres poderes del Estado", afirmó.
El funcionario, que fue blanco de críticas de la oposición a raíz de la condonación de la deuda, pidió también "que la Justicia busque institucionalmente un mecanismo que solucione este problema" y se mostró "a disposición del Congreso para el día que me convoque".
Por otra parte, justificó que "no se consultó con la Oficina Anticorrupción porque no tiene que ver con la corrupción". Además, aseguró que el acuerdo está "blindado".
Vale recordar que la fiscal de la Cámara Comercial, Gabriela Boquín, consideró que la homologación de ese acuerdo tendría un serio perjuicio para los fondos públicos e implicaría un beneficio al Grupo Socma. Para el Gobierno, en cambio, todo se hizo de forma transparente, y asegura que no se le perdonó "ni un mango" al padre del Presidente.
En su dictamen ante lo que deberán resolver los camaristas del fuero, Boquin advirtió que la propuesta llevaría a una quita de $70 mil millones a 2033.
Además, señaló que pudo haber un conflicto de interés en el funcionario del Poder Ejecutivo que participó de la negociación, al aceptar una oferta "que directa o indirectamente beneficie" a familiares del presidente de la Nación, Mauricio Macri. El Gobierno había aceptado la propuesta de Correo Argentino en junio del año pasado.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico