Mario Murphy reúne sus vivencias en el libro "Fragmentos de Uno"

La presentación será mañana a las 19:30 en el auditorio del Centro de Información Pública. La obra recupera una serie de escritos que el docente universitario elaboró a lo largo de su vida, marcada por el exilio durante la última dictadura.

Mario Murphy llegó en 1967 a Comodoro Rivadavia junto a su familia, en busca de un futuro más prometedor de la mano de la industria del petróleo, pero su vida sufrió un vuelco inesperado cuando tuvo que exiliarse en Italia durante la última dictadura cívico-militar. Fue perseguido por su militancia a favor de los derechos humanos y de la libertad.
El había sido uno de los protagonistas –como estudiante- de la toma de la anterior universidad católica, para que modificara sus características retrógradas y se adecuara a los tiempos que corrían. Eran los primeros años de la década del 70.
Luego de aquellos años de oscuridad que atravesó el país, Murphy volvió a esta ciudad. En 1986 comenzó a coordinar talleres de escritura no formales que han funcionado en diferentes espacios de Comodoro Rivadavia y por los que han pasado un centenar de alumnos.
Actualmente se desempeña como el titular del Taller de Lectura y Producción de Textos y Didáctica Específica en la carrera de Letras de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales de la sede de Comodoro Rivadavia de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco y como director general de Servicios Académicos de la casa de altos estudios.
Hasta el momento había participado de varias publicaciones de libros institucionales, pero nunca se había animado a emprender un proyecto personal. "No soy escritor ni lo pretendo ser", sostiene Murphy, quien prefiere definirse como un docente que se junta con sus alumnos para escribir y compartir sus creaciones.
Estos relatos fueron agrupados en "Fragmentos de Uno", donde reunirá también aquellos relatos que se encontraban dispersos en cuadernos de viaje, hojas sueltas o simples apuntes que fueron encontrados a lo largo del tiempo.
"Algunos los encontré sueltos; otros tuvieron la particularidad de que surgieron casi sin querer a lo largo de los días", manifestó el docente, destacando que en la primera parte se encargó de ordenar los textos sueltos que eran más personales y autónomos.
La segunda parte, en tanto, se basa en relatos producidos en los talleres de escritura a partir de las consignas que sugerían sus alumnos y que lo incentivaron a escribir.
El libro será presentado mañana a las 19:30, en el auditorio del Centro de Información Pública (CIP) y se espera un gran marco de público entre alumnos, familiares y compañeros del docente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico