Martino: "la ilusión por ganar era muy grande"

El ingreso a la sala de conferencias del estadio MetLife de Nueva Jersey no fue sencillo para el entrenador del seleccionado argentino de fútbol, Gerardo Martino, después otra final perdida, de otra cachetada entre las tantas que recibió en el último tiempo desde lo futbolístico y más allá de ese ámbito también.

Un rostro ganado por la decepción encontró a Martino delante de los periodistas. El día anterior, ante tanta prensa, fue más distante que de costumbre, y la noche del domingo no mostró ganas de pelear aunque algún motivo tuvo para que así fuese.
"No es fácil de explicar. Se puede hacer desde lo futbolístico o desde la fortuna", dijo en un momento de la conferencia, mientras el plantel chileno continuaba festejando el título y algún que otro hincha argentino le recriminaba algo desde lejos en una sala con paredes de vidrio que exhibió la tristeza del entrenador. Sus jugadores dieron todo durante el partido y el suplementario que jugaron ante Chile. No les alcanzó y esa realidad encontró eco en Martino con las chance perdidas de un plantel que acumuló la tercera derrota consecutiva en una final.
"Lo único que cuenta es el resultado final y dice que Chile ganó por penales. No hay mucho análisis porque la ilusión por ganar era muy grande", reflexionó Martino en un tono bajo frente a una buena cantidad de periodistas.
Es que con el correr de los partidos, el "Tata", como muchos hinchas, creyeron en el equipo, en la obtención de un título para acallar voces, para cristalizar un reconocimiento a través del resultado más allá del juego: "No importa el cómo esta vez si logran un título", dijo.
El entrenador estuvo incómodo ante la prensa, pero eso no le quitó responsabilidad para responder cada pregunta, algunas de ellas después de una pausa de tres o cinco segundos, como ubicando sus pensamientos por encima de un estado emotivo vulnerable.
A lo largo de la Copa América Centenario, la relacioné entre el entrenador y el periodismo no fue óptimo. Marcó distancia, a la defensiva, visiblemente disgustado porque un sector de la prensa cuestionaba al equipo o a jugadores puntuales sin fundamentos o por cuestiones extrafutbolísticas.
"Porque ustedes", recriminó insistentemente el entrenador en distintas conferencias de prensa o en algún encuentro directo. La última rueda ante los medios estuvo muy cerca de sacarlo de quicio. Con los ojos desencajados, contando hasta diez, y pasándose la mano derecha sobre la cara, Martino prefirió no ir más allá de una respuesta de ocasión ante una nueva oportunidad desperdiciada por el delantero Gonzalo Higuaín, tal como lo hizo en el Mundial Brasil 2014 o en la Copa América 2015.
"Gonzalo hizo un gran esfuerzo como todo el equipo y lo seguirá intentando como todo el equipo", manifestó en la última respuesta antes de morderse los labios, dejar la sala con apuro con la mirada hacia al piso.
Martino se lamenta porque esta generación de jugadores continúa en la senda de la derrota y se aleja de un reconocimiento masivo, pero aún más porque sabe que será difícil levantarlos, porque la AFA no ofrece garantías, porque se siente solo y porque enfrente está la prensa para complicarlo todo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico