Martino: "mi idea es tener una posesión de pelota más sostenida y presionar"

"La diferencia entre Pizzi y Sampaoli en Chile es el tiempo de trabajo", afirmó ayer el director técnico de la selección albiceleste.

El entrenador del seleccionado argentino de fútbol, Gerardo Martino, juzgó que las diferencias existentes entre sus compatriotas Jorge Sampaoli y Juan Antonio Pizzi en la conducción del representativo chileno al que hoy enfrentará en la inauguración del Grupo D e la Copa América Centenario "radican en el tiempo de trabajo de uno y otro, lo que representa alguna dificultad mayor para éste último a la hora de tener que cambiar un dispositivo táctico, como por ejemplo ocurrió en la final del año pasado".
"Sampaoli cambió tácticamente lo que venía haciendo cuando jugó contra nosotros la final de la Copa América del año pasado, y eso pudo hacerlo sencillamente porque tenía más tiempo de trabajo. En cambio lo de Pizzi es más comprensible en ese aspecto porque no es sencillo variar sobre la marcha cuando no está incorporado al sistema", precisó Martino ante la consulta de Télam en la previa de este enfrentamiento que se fue transformando en otro clásico sudamericano de los últimos tiempos.
"Por eso mi idea para el partido de mañana es tener una posesión de pelota más sostenida y presionar lo más alto posible para recuperar la pelota en una zona donde los podamos lastimar rápidamente", puntualizó el 'Tata' en la sala de conferencias del bello Levi's Stadium, sede del encuentro de hoy a las 23 de Argentina (19 local).
Sin abandonar el gesto adusto que lo viene acompañando con mayor asiduidad a medida que transcurre su tiempo al frente del seleccionado nacional, Martino fue elíptico a la hora de hablar del estado físico de su capitán, Lionel Messi, al reiterar que jugará "si es su decisión, porque nadie como él conoce su propio cuerpo".
"Lo bueno es que Messi ya está bien en lo mental porque dejó atrás el problema que lo preocupaba (su declaración ante el fisco de Barcelona por una probable evasión impositiva). Después, más allá de que juegue o no, la idea está instalada y no se modifica, aunque si por ejemplo tuviera que actuar Nicolás Gaitán en su lugar sería muy injusto pedirle que haga lo mismo que él", sentenció.
"Por lo demás, Argentina tiene a este grupo de futbolistas en las mismas condiciones en las que llegaron a las finales del Mundial 2014 y la Copa América 2015 en los dos últimos años, así que simplemente esta es una nueva oportunidad para coronarse campeón", estimó.
Sin querer analizar más allá de lo futbolístico, Martino desestimó que la caótica situación que atraviesa la AFA tenga alguna incidencia sobre el trabajo que está desarrollando el equipo en los Estados Unidos, aunque fue filoso al intimar a la prensa para que hable "sobre la imagen que se está ofreciendo al resto del mundo".
"Después, en lo personal no siento que me estoy jugando nada en esta Copa América. De hecho esa evaluación también la debe hacer el periodismo. Lo único que pongo sobre la mesa en este caso y en todos los que vendrán, es mi compromiso con este grupo de jugadores", remarcó.
"Lo que sí cuestiono, y en este caso respaldo absolutamente las quejas de Ramón Díaz, es la parte organizativa, sobre todo algunos puntos, que no solamente existen en este torneo, sino que también suceden en las Copas del Mundo, sobre todo porque no se consulta a los ex futbolistas que ya vivieron esta experiencia. Pero el tiempo pasa, eso nunca ocurre y nada cambia. Las quejas son estériles", advirtió.
En ese punto el rosarino consideró como "una barbaridad que Paraguay haya tenido que jugar ante Costa Rica a las 14:30, con 35 grados de temperatura".
"Por ejemplo para la final de la Copa América del año pasado en Chile tuvimos dificultades organizativas, que es algo que cambiaría de cara a ese encuentro. Después, ellos llegan al partido de mañana en mejores condiciones físicas que nosotros, ya que tenemos unos cuantos jugadores con lesiones", comparó.
"Pero tenemos esperanzas de llegar bien al final de esta primera fase, ya que más allá de Messi, tanto Ezequiel Lavezzi como Javier Pastore volvieron a entrenar a la par del grupo y Lucas Biglia va mejorando día a día", puntualizó.
La última referencia apuntó entonces justamente al reemplazante de Biglia, el actual volante de Atlético Madrid Augusto Fernández, de quien dijo que pretende que hoy " sea más el jugador que era antes, cuando jugaba en el Celta de Vigo con Eduardo Berizzo, como un mediocampista que se desdobla en defensa y ataque, que este de contención que para Diego Simeone". Una declaración principista de un 'Tata' reconcentrado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico