Más de 20 mil personas disfrutaron por día de los carnavales 2016

El cierre del carnaval comodorense se realizó ayer con la participación de 26 murgas. Más de 20.000 personas se congregaron en las calles céntricas para vivir una jornada a puro baile y ritmo. Las murgas exhibieron sus trajes característicos que convirtieron a la San Martín en un espectáculo único e irrepetible, al menos hasta el año que viene.

La cita marcaba que ayer, a las 16, comenzaría el último día de los carnavales de este año. La jornada contó con un cielo totalmente despejado que permitió que los trajes de las 26 murgas brillaran con el sol.
Los más pequeños dejaban que sus madres dieran los últimos detalles en sus rostros relucientes.
Las altas temperaturas acompañaron el desfile de las comparsas que se entregaban al ritmo de los redoblantes. Algunas prefirieron agregarle instrumentos de vientos y cuerdas. Otras, en cambio, eligieron la música a través de los parlantes, pero todos tenían un mismo propósito: hacer bailar al público presente.
El recorrido del carnaval comprendió la calle San Martín, entre Italia y Moreno, donde más de 20.000 personas sacaron fotos y acompañaron la propuesta con aplausos y admiración.
El centro de la ciudad vivió una postal impensada sin automóviles que marcaran el paso de los transeúntes y puestos de choripanes en cada una de sus esquinas.
El agua también formó parte de la fiesta que permitía buscar un alivio entre tanto calor.
La fiesta murguera permitió que los comodorenses se sintieran identificados mediante la música. Hubo mensajes más sociales, otros más pasionales y otros más políticos, pero todos auguraban un sentido de unión y amistad por sobre todas las cosas ya que "las murgas no compiten sino que comparten".
Uno de los encargados de llevar esta bandera fue la "Batucada Comodorense", que desde hace más de 20 años representa al barrio Ceferino en los carnavales. Este año propusieron un mensaje de no violencia entre los clubes de fútbol. "Todos los clubes están representados no quedó nadie afuera. Queríamos demostrarle a la sociedad que el fútbol no es violencia y que sin líos el fútbol es más lindo", sostuvieron desde el grupo.
ESPUMA LIBERADORA
Las murgas estuvieron acompañadas por "la fiesta de la espuma" que mantenía el público entre sí, pese a la prohibición de su uso. Los sectores ubicados frente al palco oficial eran una verdadera travesía. Los que pasaban terminaban teñidos de blanco ante la gran cantidad de espuma que recibían.
Los ataques por sorpresa era una de las tácticas más utilizadas por los jóvenes que se reían ante cada una de sus nuevas víctimas. "Esperá que pase y lo agarramos" era lo que se escuchaba repetidas veces. "Aquel recién me tiró. Hay que devolvérsela", soltaban otros.
La fiesta continuó pero con ciertas reglas tácitas que trataban de mantenerse. Una de ellas era no tirar a los ojos para que no hubiera inconvenientes en el futuro. Otra regla era que los miembros de las murgas eran inmunes a la espuma y no serían atacados hasta que terminaran su recorrida. Una vez finalizada estarían a la suerte de Dios.
La venta de espuma está prohibida, pero era fácil divisar que en cada esquina había diferentes vendedores ofreciendo el producto, que variaban entre 25, 40 y 70 pesos.
FIESTA COMODORENSE
El intendente de Comodoro Rivadavia, Carlos Linares, estuvo presente en los dos días de carnaval. Se animó a bailar y cantar junto a las murgas, siempre acompañado por los miembros de su gabinete.
En el palco oficial, ubicado en San Martín y 9 de Julio, manifestó: "los carnavales son una fiesta donde el pueblo comodorense logra expresarse libremente".
"Es muy bueno que participen familias, con sus chicos y un gran clima de amistad. Porque permite integrar a todo el público comodorense en una fiesta que juntó a más de 20.000 personas", agregó.
El jefe comunal puso así en valor el trabajo que realizan las murgas de esta ciudad.
"Acá hay un trabajo muy fuerte, barrio por barrio, con un alto contenido social y de inclusión. Eso es muy importante, porque crea buenos valores", sostuvo.
Al tiempo que expresó: "en estos días de Carnaval se observa el final del trabajo de todo un año; vamos a luchar para que esto siga siendo una fiesta por muchos años. Para los que nos gusta, esto es un día de alegría".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico