Más de 200 personas pidieron justicia por el ciclista atropellado en la Ruta 39

Familiares y amigos del ciclista Eduardo Leguizamón, quien murió el 11 de mayo al ser embestido por un vehículo, marcharon ayer para que pedir justicia y que Luis Alberto Moreno, el imputado en la causa, tenga una condena de cumplimiento efectivo. Más de 200 personas recorrieron las calles céntricas con carteles, globos y pancartas. "Mi marido no tuvo una muerte digna", afirmó su esposa, Ana Toro.

El ciclista Eduardo Leguizamón fue atropellado en la tarde del 11 de mayo en la ruta 39. El sospechoso de haberlo embestido es Luis Alberto Moreno, un perito accidentológico y empleado municipal, quien según la imputación de la Fiscalía lo abandonó a la vera del camino que lleva a Diadema Argentina.
El domingo se cumplieron cuatro meses de la muerte y sus familiares marcharon ayer por segunda vez por el centro de Comodoro Rivadavia pidiendo justicia y una condena para el imputado.
La concentración comenzó a las 17 en la plaza de la Escuela 83, donde llegaron familiares y amigos ciclistas, boy scouts, compañeros del colegio y de trabajo de Leguizamón. La marcha fue encabezada por su esposa, Ana Toro, y una de sus hijas.
"Ante todo queremos que el caso no quede olvidado. Estamos haciendo el seguimiento del caso y pedimos una condena efectiva para este sujeto (Moreno) porque esto es algo que alcanza a toda una sociedad no solamente a mi familia", manifestó Toro.
Reflexionó sobre el papel que juega la Justicia en este caso y agradeció al Departamento Psicológico de la Fiscalía que ayuda a su familia a sobrellevar el día a día luego de la muerte de Leguizamón. "Acá hay muchas cuestiones que nos planteamos como por ejemplo ¿Cómo este sujeto sigue manejando? Cuando se presentó el sumario policial se establece que no tiene licencia de conducir y el seguro vencido. A la semana le dan el carnet de conducir y este sujeto sigue conduciendo como si nada. No le hicieron ninguna evaluación psicológica, ni física ni médica teniendo una causa penal en proceso. Entonces ¿bajo quien estamos amparados?", cuestionó Toro.
"Hasta mi hija se lo cuestiona. Ni siquiera esperan si es culpable o inocente, pero ya tiene su carnet de conducir", agregó.
La marcha se desarrolló por San Martín hasta Güemes y muchos comerciantes salieron de sus locales para acompañar el reclamo con palmas y el grito de: "Eduardo presente".
El frío no fue obstáculo para que más de 200 personas se movilizaran con pancartas, globos y carteles que exigían justicia por Leguizamón. Los manifestantes regresaron por Rivadavia hasta la plaza comandados por un grupo de amigos ciclistas de la víctima.
Un amigo de Leguizamón, Manuel Serón, consideró que el municipio "es cómplice del asesino porque no han tomado cartas en el asunto".
"No hemos tenido ninguna respuesta en estos cuatro meses. Jamás se contactaron con nadie por lo menos para resguardar su responsabilidad porque esta persona que es un empleado municipal con jerarquía conducía con el carnet y el seguro vencido y (el intendente Carlos) Linares tendría que haber hecho algo", opinó.
Toro se sumó a las palabras de Serón y subrayó: "cualquiera puede atropellar una persona sin querer, pero de ahí a que se lo abandone es difícil. Este sujeto que no la considero una persona no tiene ni principio ni moral. No tiene nada y está en la conciencia de ellos (el municipio) porque lo están cubriendo y nadie salió a pedir disculpas".
Los familiares de Leguizamón anticiparon que volverán a manifestarse en noviembre cuando se cumplan seis meses de la muerte de Eduardo para que la causa no quede impune. "Mi marido no tuvo una muerte digna, como sociedad tenemos que aprender a tomar nuestros actos con responsabilidad, por eso volveremos a marchar", sostuvo Toro.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico