Mas renuncia, evita nuevas elecciones y Cataluña avanza hacia la independencia

Artur Mas, que ha sido el principal impulsor del proceso de secesión de Cataluña, explicó que en su lugar será investido presidente hoy el actual alcalde de Girona, Carles Puigdemont, quien ha sido propuesto por él y pertenece a su partido, Convergencia Democrática de Cataluña (CDC).

El presidente catalán, Artur Mas, retiró hoy su candidatura a encabezar el nuevo Ejecutivo regional para evitar elecciones tras alcanzar un acuerdo con los anticapitalistas de la CUP que permitirá la conformación de un gobierno independentista con la intención de avanzar hacia la ruptura con España.
"He decidido dar un paso al costado y, por lo tanto, no presentarme como candidato de Junts pel Sí a la reelección de la presidencia de la Generalitat (Ejecutivo catalán)", afirmó Mas en conferencia de prensa cuando faltaba un día para venciera el plazo para convocar nuevos comicios.
El hombre que ha sido el principal impulsor del proceso de secesión de Cataluña explicó que en su lugar será investido presidente hoy el actual alcalde de Girona, Carles Puigdemont, quien ha sido propuesto por él y pertenece a su partido, Convergencia Democrática de Cataluña (CDC).
"Esta es una decisión que tiene un componente doloroso, pero estoy muy tranquilo y convencido de lo que estoy haciendo. Si alguien no lo entiende, en los próximos días verán los beneficios para el país y el proyecto que estamos defendiendo", dijo Mas al comunicar el pacto "in extremis" alcanzado por el bloque secesionista.
Mas era el principal escollo para un acuerdo entre Junts pel Sí, la coalición independentista que él mismo impulsó y venció en los comicios catalanes del 27 de setiembre, y la CUP (Candidatura d' Unitat Popular), un pequeño partido anticapitalista que tenía la llave del gobierno.
Desde los comicios, ambas partes negociaron pero hasta ahora no habían logrado acercar posiciones.
Los anticapitalistas se negaban a investir a Mas por considerar que su figura no era idónea al ser el responsable de los ajustes implementados en Cataluña de los últimos años -en consonancia con las políticas del gobierno del Partido Popular de Mariano Rajoy- y por estar salpicado por la corrupción de su partido.
El presidente catalán, de 59 años, ofreció, por su parte, un paquete de ayudas sociales y dar marcha atrás a privatizaciones mientras rechazaba bajar su candidatura para dejar en su lugar a una persona que la CUP pudiera aceptar.
El fin de semana pasado, tras meses de reuniones, votaciones entre militantes y dirigentes, los anticapitalistas resolvieron definitivamente decir "no" a Mas.
El líder catalán se mostró defraudado, criticó a los anticapitalistas con dureza y advirtió que no haría ninguna otra oferta ni bajaría su candidatura.
"Para mi Cataluña y toda su gente es más importante que cualquier cargo político. El país primero", subrayó Mas al comunicar su inesperada decisión.
El plan de los secesionistas catalanes es que Puigdmont sea elegido hoy en primera votación por mayoría absoluta, lo que implica que recibirá los apoyos de los 62 diputados de Junts pel Sí y dos de los diez que tiene la CUP, según Mas.
El líder catalán sostuvo que a través del acuerdo alcanzado la CUP "se compromete por escrito a dar estabilidad parlamentaria" para "hacer lo que hay que hacer en un escenario de alta complejidad".
Con el acuerdo independentista, el frágil proceso de secesión de Cataluña se mantiene en pie impulsado por una mayoría parlamentaria que no consiguió superar el 50% de los votos en las elecciones del 27 de setiembre.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico