Más de un centenar de personas pidieron justicia por el piloto Franco Gastaldi

Sin respuestas por parte de la Municipalidad y a la espera de la regulación en la instalación de alambrados, un centenar de familiares y amigos de Franco exigieron por las calles de Pinamar una ordenanza que evite otras muertes. El motocross del país y especialmente de Rada Tilly donde supo competir, mantiene el luto por la muerte del joven de apenas 22 años.

"Queremos que haya un responsable, que la gente de la cara, que admitan el error, y que esto no vuelva a suceder nunca más porque ninguna familia debería estar pasando por el dolor que estamos pasando nosotros", manifestó a El Patagónico Florencia Gastaldi, la hermana de "Franquito" como ella prefiere decirle.

Franco, perdió la vida el paso 27 de mayo por la tarde, cuando circulaba por un sendero próximo al camino de Los Pioneros común para autos, camionetas y motos. Allí un alambrado no señalizado, con un material no adecuado y de una altura superior a la correcta, cortó su paso, perdió el control de la moto y puso fin a su vida con apenas 22 años.

Hace algunos años la familia Gastaldi que residió años atrás en Rada Tilly se mudó a Pinamar, Franco estudiaba ingeniería en Buenos Aires, esa trágica tarde de mayo pasaba unos días con sus padres después de un período de buenas calificaciones. Ahora a sabiendas que la vida de Franco no se recupera, su familia y amigos exigen que haya justicia para que no haya otra muerte por negligencia de Pinamar SA, la empresa que alambró la zona. Y falta de control de municipio.

"El viernes después de una convocatoria que se inició en redes sociales, se movilizaron alrededor de 150 personas, había familiares, amigos y vecinos, también estuvo presente la familia de Lucas Moró, un chico que tuvo el mismo accidente que Franquito contra un alambrado de la empresa Pinamar SA", comentó Florencia una lamentable muestra más de la desidia de la empresa y la falta de acción del municipio que conduce Martín Yeza.

Después del accidente, el silencio de la empresa fue total no hubo entrevistas con la familia ni el ejecutivo municipal. Aunque el intendente Martín Yeza recibió a familiares de Franco, en la reunión "se limitó a admitir que no existe una ordenanza que regule o prohíba los alambrados", recordó Florencia, "desconocía el tema y no mostró el mínimo interés en resolver algo al respecto".

A pesar de la falta de respuesta, el camino de reclamo para la familia Gastaldi continua: "la causa penal está en etapa de instrucción a cargo del fiscal Pablo Calderón, de la Fiscalía 4 descentralizada de Pinamar. Se libraron oficios a la empresa Pinamar SA y el municipoio para que informe quien ordenó ese alambrado". Y el próximo martes se presentaran cinco testigos entre los que se cuentan importantes competidores de motocross como Javier Pizzolito, Piloto profesional de rallyxc.

La condición de especialista en Motocross por parte de Franco no es un dato menor, dado que en primera instancia se busco correr la responsabilidad del accidente hacia la victima. "Mi hermano iba con todo su equipo de Motocross, corrió Enduro, corrió Argentinos de Motocross, conocía los senderos de la zona, acá la negligencia es de la empresa".

Justicia por Franco
Vídeo de Pinamar 24


Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico