Más de un centenar de personas pidieron justicia por Lucas Díaz

La manifestación desarrollada ayer por la tarde estuvo encabezada por su abuela, quien con 84 años y en silla de ruedas reclamó justicia por el asesinato de su nieto ocurrido en el bar "Los Troncos" . Además, estuvo presente la familia de Daniel Gatica, quien murió apuñalado en marzo de 2010 presuntamente por el mismo imputado en el caso de Díaz. "Lamentablemente, nos venimos a unir por el mismo dolor y esperanzados en que se haga justicia y no quede impune", dijo la hermana de la víctima.

No fue una marcha más la desarrollada ayer en las calles céntricas, ya que fue para pedir justicia por todas las víctimas de homicidios de esta ciudad. Así, a partir de las 18 se convocaron en la plaza de la Escuela 83 familiares de Lucas Díaz (35), Daniel Gatica (22), Gustavo Flores (33) y Sergio Faúndez (28).
Todos perdieron la vida en forma violenta y hasta el momento el único caso que continúa sin esclarecerse es el del joven Gatica, quien fue asesinado a puñaladas durante la madrugada del domingo 7 de marzo de 2010 en la costanera. La dolorosa relación con el homicidio de Lucas Díaz, ocurrido el 26 de octubre último es que el sospechoso sería la misma persona.
Se trata de Sebastián Cárdenas, a quien la Justicia le dictó tres meses de prisión preventiva por el homicidio de Díaz. En el caso anterior nunca se pudo probar su participación. "Los testigos no fueron capaces de señalarlo como el autor porque él se encargó de amenazar a las personas, dicho por los propios testigos que conozco. Eran amigos de mi hijo y tenían miedo", relató a El Patagónico Miriam Gatica.
Otro aspecto que relacionó a las familias presentes fue que Lucas Díaz y el canillita Sergio Faúndez -embestido el 21 de enero por la Fiat Strada que conducía Brian Smith- se conocían de jugar al fútbol. El trabajador de servicios petroleros era el entrenador del equipo donde jugaba Faúndez llamado "Las viejas locas".
También se sumaron los familiares de Gustavo Flores, alcanzado por un disparo que habría efectuado José Barrales quien está con arresto domiciliario y según la madre de la víctima "no lo cumple y se pasea por el barrio".
En ese contexto, las familias se unieron para gritar "justicia" y que los presuntos autores "paguen por lo que hicieron".
Marcharon en forma pacífica por San Martín hasta Güemes, y regresaron por Rivadavia.
La abuela de Lucas, Elcira Garrido, con sus 84 años, efectuó el recorrido en su silla de ruedas y ayudada por sus familiares adelante de la columna de más de 150 personas. Todos gritaron justicia por cada una de las víctimas de homicidio.
La hermana del "Chinito" como lo llamaban sus seres queridos, Diana, lo recordó como una persona de muy buen corazón, alegre, excelente hijo y padre que perdió la vida en la misma jornada que su hija cumplió 5 años.
"Quiero creer en la Justicia y que la persona que le quitó la vida a mi hermano pague por lo que hizo. Que no tenga privilegios y siga detenido hasta el día del juicio", reclamó.
La mujer que organizó la marcha lamentó: "mi hermano solamente fue a tomar una copa y tuvo la mala suerte de cruzarse con esta persona que le arrebató la vida supuestamente por el precio de una lata de cerveza".
Mientras, Miriam Gatica indicó: "vamos a seguir todo el tiempo que sea necesario para que esta persona una vez por todas quede (presa) y no use artilugios que lo dejen afuera. No puede ser que hace cinco años mata a mi hijo y ahora a otra persona, o sea, es increíble cómo la Justicia funciona para nosotros que no llegamos a ninguna parte".
Asimismo, la mujer cuestionó: "no puede ser que en Comodoro una persona muere y no haya justicia o salga siempre por la misma puerta. Vamos a seguir apoyando a la familia de Lucas y las que sean. Yo creo que si él (Sebastián Cárdenas) está ahí pagando lo que tiene que pagar yo también me voy a sentir totalmente recompensada con eso".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico