Masiva migración de ballenas hacia la Península Valdés

El instinto de reproducción motiva en esta época del año el desplazamiento de cientos de ejemplares de ballena Franca Austral desde aguas antárticas y adyacentes a las Islas Malvinas hacia el Golfo Nuevo, zona de la Península Valdés.

Caleta Olivia (agencia)
La migración de esta especie se registra entre fines de mayo y principios de setiembre, según reportes científicos. En gran parte se registra cerca de la costa. Este fenómeno fue observado entre el mediodía y la corta tarde invernal de ayer por cientos de automovilistas que circulaban por la Ruta 3, en la zona del paraje La Lobería.
Se estima que en horas diurnas pasaron entre 40 y 50 cetáceos muy cerca de la costa, en algunos casos en grupos de a tres, pero debido a que en ese lugar no tienen suficiente profundidad para sumergirse (necesitan unos 20 metros), el espectáculo natural no incluyó la muestra de sus inmensas colas.
Vale recordar que hace muchas décadas esa fue también una zona de reproducción y apostadero de lobos marinos y que ambas especies eran exterminadas y procesadas en una factoría de la cual aún quedan restos de su estructura de cemento.
En el caso de las ballenas, cuando muchos países prohibieron su captura -a excepción de Japón que sigue argumentando razones científicas-, la cantidad de Francas y de otras especies se fue incrementando sensiblemente.
A modo de ejemplo, un investigador local e integrante del Museo Educativo Patagónico, César Gribaudo, comentó ayer a El Patagónico que junto a otro grupo de investigadores de Rada Tilly, ya han contabilizado desde principios de año el avistaje de unas 700 ballenas, no solo Francas (desde mayo), sino también de especies denominadas Jorobadas, Sei y Fin.
Gribaudo asistió en 2015 a un Congreso Mundial de Ballena Jorobada que se realizó en Madagascar (país insular situado frente a la costa oriental de Africa) y expuso incluso fotografías de un ejemplar de ese tipo de más de 15 metros que murió posiblemente por cuestiones naturales y encalló en cercanías del puerto Caleta Paula.
También citó que los informes que se registran en esta zona sobre las Francas Austral, se remiten a centros especializados para complementar otros informes y que aún resta establecer con precisión todas sus rutas migratorias en espacios oceánicos mediante satélites, teniendo en cuenta que a varios ejemplares se les colocaron dispositivos electrónicos para su seguimiento.
Por otra parte, resulta oportuno recomendar a los automovilistas que se detienen en la zona de La Lobería a extremar precauciones dado que las banquinas son muy reducidas y no son pocos los conductores desaprensivos que no reducen la velocidad sin reparar que algunas personas -sobre todo niños- cruzan apresuradamente la cinta asfáltica.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico