Mataron a un hombre e hirieron a su familia por denunciar a una banda

"Hablé con el comisario y le dije que esto iba a pasar porque es una mafia", aseguró la mujer respecto a que le habían pedido seguridad a la Policía debido a la peligrosidad a la que estaba expuesta su familia.

Un hombre discapacitado fue asesinado a tiros y su esposa, su hija, otro familiar y un amigo resultaron heridos por dos delincuentes que dispararon hacia el interior de su casa de la localidad bonaerense de Glew, porque aparentemente habían denunciado a una banda de la zona, informaron ayer fuentes policiales y judiciales.
El hecho ocurrió cerca de las 22:15 del miércoles en una casa de la calle Loria, entre Sinclair y Caseros, de esa localidad del partido de Almirante Brown, en el sur del conurbano, y la víctima mortal fue identificada por la Policía como Miguel Salvatierra (48), quien recibió un balazo en el pecho.
Según las fuentes, todo comenzó cuando al menos dos hombres llegaron hasta esa casa a bordo de un auto, descendieron y comenzaron a disparar hacia adentro a través de una ventana, cuando toda la familia se hallaba reunida en el living.
"Se levantaron entre diez y quince vainas servidas de pistolas calibre nueve milímetros y calibre cuarenta y cinco", dijo a Télam un investigador.
Como consecuencia de los disparos, el dueño de la casa que se hallaba cerca de la ventana murió en el acto de un balazo en el pecho, mientras que su esposa, su hija adolescente, otro familiar y un amigo resultaron heridos.
Tras el ataque, los agresores huyeron en el mismo vehículo en el que habían llegado y una de las personas heridas fue quien llamó al teléfono de emergencias policiales 911 y alertó lo que había ocurrido.
Ante esa situación varios patrulleros de la comisaría local llegaron al lugar y llamaron a ambulancias que trasladaron a los heridos al Hospital de Almirante Brown.
Las fuentes policiales y judiciales aseguraron que los heridos están todos fuera de peligro y que tanto la esposa como la hija adolescente del hombre asesinado tienen heridas de bala en los miembros inferiores.
Además, los otros dos hombres también tienen heridas leves, por lo que es probable que sean dados de alta en las próximas horas.
Sin embargo, la misma esposa de Salvatierra dijo a la prensa que su "hijo está grave, en coma inducido".
"La nena recién salió del quirófano, va a estar un par de días (internada) porque tiene fracturas y el otro chico tiene ocho tiros", aseguró la mujer.
Según su testimonio, la familia estaba "comiendo fideos con tuco" e imprevistamente "se escuchó la balacera".
"Fue muy rápido, descargaron todos los revólveres y se fueron. Quedamos todos en el piso llorando y mi marido muerto", indicó.
La mujer dijo que su marido era pensionado dado que padecía una discapacidad porque "le faltaba una pierna que perdió en un accidente" y que cuando escuchó los balazos no pudo levantarse por esa situación.
En tanto, los investigadores procuraban obtener la declaración de testigos que puedan aportar detalles de los motivos del ataque, ya que los delincuentes que dispararon no robaron nada, por lo que la hipótesis del intento de robo está prácticamente descartada.
Al respecto, la esposa del hombre muerto contó que los agresores fueron a atacarlos porque "alguien les avisó" que habían denunciado una banda de delincuentes de la zona, aunque no aclaró el motivo.
"Hablé con el comisario y le dije que esto iba a pasar porque es una mafia", aseguró la mujer respecto a que le habían pedido seguridad a la Policía debido a la peligrosidad a la que estaba expuesta su familia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico