Mauro Vilche, el 'conductor' del mediocampo del "Globo"

Maneja un transporte escolar, y en la cancha los hilos del equipo, con el '8' o el '4' en la espalda. Con 42 años, hace su aporte en el líder de la división A de la categoría Senior. Se formó en las inferiores de Portugués, pasó por Huracán y se retiró en Caleta Córdova. Apenas cumplió 36, se sumó al cuadro de 'los retirados'.

Si algo esperó Mauro Vilche (42 años), fue cumplir los 36 para volver a un viejo amor: vestir la camiseta de Huracán, que en Senior A marcha como líder del torneo oficial organizado por la Asociación Futbolistas Veteranos de Comodoro Rivadavia.
Con la edad mínima, se sumó como lateral por derecha del "Globo". Detrás quedó su época como delantero, que forjó en Deportivo Portugués, donde compartió plantel, entre otros, con jugadores de relevancia como Daniel Lanza.
"Cuando llegué a Huracán a préstamo (tenía 16), estaba de técnico Roberto 'El Pica' Miranda. Y me sacó de delantero para mandarme de 4. Cuando le pregunté por qué, me dijo que necesitaba un lateral con salida... Pero nunca me dijo cuándo debía salir", recuerda a El Patagónico entre risas.
La vida hizo que emigrara de la capital petrolera. Y cuando retornó (sobre mediados de 2001) jugó a modo de retirada en Caleta Córdova. De ahí pasó a la Liga de los Barrios, y apenas cumplió 36 años se sumó a los veteranos de Huracán, donde fue el punto de encuentro con amigos entrañables.
"Hoy el equipo está primero porque todos aportan. Desde mi lugar, creo que lo más destacado es que corro y no me canso, así que lo mío es desde lo físico (como muchos). Luego están los talentosos como el 'Negro' (Armando) Morete y otros chicos, ellos hacen la diferencia", remarca.
"Lo que tiene de bueno como mediocampista, lo tiene de insoportable", sostienen sus compañeros en la intimidad del vestuario, refiriéndose, con humor, a Mauro, quien en cierta parte reconoce que es así.
"Yo juego de 4 u 8, depende de lo que necesite el equipo. Aunque con la llegada de Franco Campos me la paso más en el banco. Por eso estoy evaluando el dedicarme a jugar los domingos en Master", adelanta.
En el día a día, los veteranos de Huracán se reúnen cada martes y jueves en el sintético del club del barrio Industrial, donde de 21:00 a 22:30 hacen el acondicionamiento físico acorde a lo que resiste el cuerpo, siempre ante la atenta mirada de Daniel Amado.
"Los jueves terminamos con una cena. Hasta hace muy poco la hacíamos en el quincho del 'Rata' (Ricardo) Rubilar, pero ahora comemos en el club, donde también nos animamos a ser parte de la dirigencia. A veces uno piensa en frío, y cuando no estás en el trabajo estás en el club. A mí me cuesta menos porque soy soltero, pero me imagino los casados... A esos sí que los deben tener al trote", concluye Vilche, entre risas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico