Medidas de prevención para disminuir enfermedades respiratorias

La incorporación de hábitos sencillos como el lavado frecuente de manos, estornudar con el pliegue del codo y mantener la lactancia materna contribuyen a la disminución de la transmisión de los virus respiratorios.

Con el invierno y la circulación de virus respiratorios que afectan la salud de personas de todas las edades, es importante adoptar medidas de prevención simples y efectivas como el lavado frecuente de manos, la ventilación de ambientes, el mantenimiento de la lactancia materna y toser o estornudar cubriéndose la boca con el pliegue del codo ya que contribuyen a la disminución de la transmisión de esos virus.
Aquellas personas que pertenezcan a los grupos de riesgo deben vacunarse contra la gripe en los hospitales y centros de salud públicos de todo el país para así evitar complicaciones.
Durante el invierno circulan distintos virus que producen enfermedades respiratorias entre las que se cuentan la bronquiolitis –que afecta principalmente a niños pequeños y lactantes–; la enfermedad tipo influenza o gripe; las infecciones respiratorias agudas graves y las neumonías.
Es importante que cuando los niños experimenten síntomas como fiebre, mocos o dificultad para respirar concurran a la consulta médica y si los bebés enfermos se encuentran decaídos y rechazan el alimento; respiran aceleradamente, con ronquidos o silbidos y se les hunde el pecho al respirar se debe acudir de manera urgente al centro de salud.
TIPS PARA EVITAR ENFERMARNOS
Alimentar a los bebés exclusivamente con lactancia materna hasta los 6 meses, agregando a partir de esa edad alimentos complementarios adecuados.
Aplicar a los niños todas las vacunas del Calendario Nacional.
Evitar el contacto de los niños con personas afectadas por enfermedades respiratorias.
Lavarse frecuentemente las manos, sobre todo antes y después de ir al baño, preparar comida o cambiarle los pañales al bebé.
Cuidar el aire interior de las viviendas, evitando el humo de cigarrillo o de leña, y ventilando las habitaciones donde hay brasas o una llama (porque producen un gas venenoso, el Monóxido de Carbono, que no se ve ni tiene olor).
Cuidar la casa de la humedad, evitando que se junte vapor en los ambientes para que no se desarrollen bacterias o moho.
PATOLOGIAS DEL INVIERNO
Resfrío: tiene una duración de 3 y 5 días y conlleva síntomas como: congestión o secreción nasal, tos, estornudos, dolor de garganta, fiebre baja y dolores de cabeza.
Gripe: su duración oscila entre los 5 y 10 días, y presenta síntomas similares al resfrío pero más intensos, apareciendo también dolor muscular, fatiga.
Bronquitis: puede ser una bronquitis aguda o bien una bronquitis crónica que se agudiza durante la época. Se presenta con tos persistente y expectoración, fiebre, cansancio, decaimiento, dificultad para respirar y dolor en parrilla costal.
Faringitis: se manifiesta a través de dolor de garganta intenso, fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular e inflamación ganglionar en el cuello.
Neumonía: es la principal causa de internación en esta época del año. Presenta fiebre alta, dolor de espalda, tos con expectoración, malestar general con presencia de dolores musculares

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico