Medidas de prevención: higiene y desinfección del hogar luego de las inundaciones

En caso de verse afectados los depósitos de alimentos y/o fuentes de refrigeración, hay que tener especial cuidado en no consumir alimentos contaminados. También hay que tomar agua segura, cuidar la limpieza, controlar la descarga de basura, la higiene personal y alimentaria, y en el caso de los bebés, sostener la lactancia materna exclusiva. Es importante, además, tener el plan de vacunación al día, de acuerdo con el Calendario Nacional de Vacunación.

Luego de la inundación, asegúrese de que se sequen y ventilen bien las habitaciones de su vivienda. Limpie y desinfecte con lavandina las paredes, los pisos y otras superficies de la casa como la mesada, alacenas, heladera, juguetes de los niños, etc. Utilice una taza de lavandina (del tamaño de un pocillo de café) cada 10 litros de agua (1 balde).
Rocíe los muebles tapizados con algún desinfectante y deje secar al sol.
Lave con agua caliente y detergente toda la ropa usada durante las labores de limpieza. Esta ropa se debe lavar por separado de la ropa y lencería no contaminadas. Lave con agua caliente y detergente la ropa que haya estado en contacto con aguas contaminadas o de la inundación.
Después de completar la limpieza, lávese las manos con agua segura y jabón.

CUIDADOS PARA EL REGRESO A CASA SI TUVO QUE SER EVACUADO

Verifique si la casa está en condiciones de ser habitada nuevamente. Para prevenir accidentes eléctricos, intente volver al hogar a la luz del día para no usar luz eléctrica. Desde el primer ingreso a la vivienda, es conveniente que la corriente eléctrica y el gas se encuentren desconectados para evitar fuego, electrocución o explosiones. Además, asegúrese de que las instalaciones, todos los equipos y aparatos eléctricos estén completamente secos antes de ponerlos a funcionar.

QUÉ HACER CON LOS ALIMENTOS Y EL AGUA

Si el abastecimiento de agua está afectado por los efectos de la inundación, tome agua mineral o que provenga de una fuente segura. También puede convertir en agua segura aquella que proviene de otras fuentes (pozo, de red, etc.).
Coloque 2 gotas de lavandina por cada litro de agua, y déjela reposar 30 minutos antes de utilizarla. También puede hervirla durante 3 minutos y esperar a que se enfríe para consumirla.

Refuerce los hábitos de higiene básica. Siempre lávese las manos con abundante jabón y agua que haya sido hervida, desinfectada o que se sepa que es segura: antes de preparar los alimentos; después de ir al baño; después de realizar actividades de limpieza en el hogar; después de tocar cosas de la casa que hayan sido alcanzadas por el agua de la inundación o por aguas cloacales. Revise todo alimento que haya quedado en su hogar y elimine aquellos cuyos envases hayan sido muy deteriorados por el agua. Deseche los comestibles que hayan perdido la cadena de frío debido a cortes en el suministro eléctrico.
Es importante que reponga las mamaderas y chupetes del bebé. Si está amamantando a su hijo, siga haciéndolo. La leche materna ayuda a generar defensas en los niños. Lave las mamaderas nuevas con agua segura.

También lave frutas y verduras con agua segura.

Para poder reutilizarlos, lave los vasos, platos y otros elementos de cocina con detergente abundante y, de ser posible, refriegue todo con un cepillo para evitar residuos. Deseche los utensilios de madera y de plástico. Para desinfectar ollas y utensilios de metal, hiérvalos por 10 minutos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico