Medio centenar de voluntarios se sumó al registro de donantes de médula ósea

Alrededor de cincuenta personas donaron sangre para el Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas. Se trata del registro de donantes de médula ósea que coordina el INCUCAI.

Unos cincuenta voluntarios se acercaron ayer al Instituto Médico Altamira donde donaron sangre para el Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH). Se trata de un registro que en el país coordina el Instituto Nacional Central Unico Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI) y que genera una base de datos sobre donantes voluntarios de CPH para ser utilizadas en trasplantes de médula ósea. Esa base está unida, a su vez, con una red internacional, con el objetivo de organizar la búsqueda de donantes para pacientes con indicación de trasplante que así lo requieran.
Las Células Progenitoras Hematopoyéticas son células madres encargadas de producir glóbulos rojos, que transportan el oxígeno a los tejidos; glóbulos blancos, que combaten las infecciones en el organismo y se ocupan de la vigilancia inmunológica y plaquetas, que participan del proceso de coagulación de la sangre.
Según indicó la responsable del Instituto Altamira, Solange Freile, ayer se presentaron oficialmente unas 45 personas que ya estaban inscriptas, pero en el transcurso de la mañana fue mucha más la gente interesada en el procedimiento de donación.
Recordó que se trata de una campaña que en Comodoro Rivadavia viene realizando el Rotary Club desde setiembre de 2014. "Ellos mensualmente acercan el banco de sangre a la comunidad y van a continuar el año que viene en aquellos lugares que abren sus puertas para esta campaña. De este modo se va llegando a distintos sectores y la gente se suma cada vez más", resaltó en diálogo con El Patagónico.
También explicó que no es necesario ir a donar en ayunas, el único recaudo en no consumir lácteos. En cuanto a los mitos que existen acerca de la donación de células rojas, Freile señaló: " hay muchos mitos, la gente pregunta qué pasa el día que le toca ser donante, y uno le explica que no le pinchan la columna, se hace con una donación de sangre periférica y esa segunda donación se hace con un procedimiento distinto, pero también de sangre, no se pincha la columna para donar medula ósea", aclaró.
Aclaró además que en esta ciudad la donación "se puede hacer casi en cualquier lado. Si alguien tuviera la suerte de ser necesitado por otra persona, el INCUCAI es quien llama y en ese momento el donante puede aceptar o no aceptar, porque es una cuestión privada. En el caso de aceptar, el banco privado más cercano a tu domicilio va y hace el procedimiento de extracción de células hematopoyéticas y se envían al lugar del mundo donde se necesitan".
"En todos los casos, más allá de que acá lo maneja el INCUCAI, el registro es internacional, una persona en 40 mil es compatible con nosotros y es difícil conseguir, pero mientras mayor cantidad de gente haya registrada, más posibilidades hay de encontrar a alguien", subrayó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico