Mejoraron sectores de la senda al cerro Colorado

Los trabajos en el Parque Nacional Lanín incluyeron el apeo de árboles que obstruían el sendero, limpieza y acondicionamiento de varios sectores.

El Parque Nacional Lanín está ubicado en el centro oeste de la provincia del Neuquén y posee una superficie de 412.013 has y más de 900 kilómetros de senderos en uno de los entornos más hermosos de Argentina.
Los senderos, que ofrecen paseos espectaculares son frecuentados por miles de competidores que anualmente participan en diversos eventos deportivos, lo que genera un impacto erosivo en este tipo de caminos.
Es por ello que guardaparques y brigadistas del departamento de Incendios, Comunicaciones y Emergencias (ICE) del Parque Nacional Lanín trabajaron este último tiempo en el acondicionamiento, limpieza y restauración de la senda que asciende al cerro Colorado (1.742 m.s.n.m), una emblemática montaña ubicada a 12 kilómetros del casco urbano de San Martín de los Andes.
Cabe recordar que dada su accesibilidad, esta zona es sumamente utilizada por senderistas locales y turistas que emprenden caminatas desde donde se obtienen vistas únicas de la Cordillera de los Andes, del volcán Lanín y del lago Lácar.
"Nuestra intención es mejorar la visitación de turistas y residentes en todas las zonas del Parque acondicionando los accesos y los servicios de los recursos patrimoniales y culturales con que cuenta el área protegida", expresó Horacio Pelozo, intendente del Parque Nacional Lanín.
Este paraíso de la naturaleza ofrece además uno de los más reconocidos senderos de larga duración. Se trata del que va de Puerto Arturo a laguna Verde. Son tres días de marcha en los que se debe ascender a un portezuelo muy próximo a la cima del volcán Achen Ñiyeu, para luego bordear su río de lava y escoria hasta la laguna Verde, ubicada en un entorno natural de particular belleza.
Otro sendero de similar exigencia en cuanto al desnivel del terreno es el que une los lagos Quillén y Ruca Choroi, al norte del Parque. Esta excursión se realiza en un día, pero tanto el bosque de pehuenes como las impresionantes del cordón de Ruca Choroi justifican ampliamente la trepada.
En la zona sur del parque hay un recorrido que va de lago Escondido a Pucará. En algunos tramos son los viejos caminos forestales y se pasa por el sitio donde funcionó un aserradero en pleno bosque, del que se conserva la máquina a vapor que generaba la energía para las sierras.
Es importante que los senderistas recuerden que antes de emprender una caminata por esta u otras zonas es imprescindible dar aviso a la seccional de Guardaparques más cercana o en el centro de visitantes correspondiente, a fin de llevar un registro de seguridad de cada persona que recorre el área protegida.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico