Mellizos presos por incitar a su perro pitbull a morder policías

El juez Jorge Criado avaló la postura del Ministerio Público Fiscal y dictó 15 días de prisión preventiva para Diego Omar y Hugo Orlando Ibáñez.

El juez Jorge Criado avaló la postura del Ministerio Público Fiscal y dictó 15 días de prisión preventiva para Diego Omar y Hugo Orlando Ibáñez. Los imputó por atentar con un cuchillo contra efectivos policiales e incitar a su pitbull a atacarlos.

Una vecina del barrio Badén I de Esquel alertó el martes a las 22:30 a la policía que dos sujetos consumían bebidas alcohólicas frente a su vivienda y alteraban el orden público. Al considerar que estaban frente a una contravención, los efectivos identificaron a los hermanos mellizos.

Uno de ellos, Diego Omar Ibáñez, extrajo un cuchillo de entre sus ropas y arremetió contra los uniformados. Paralelamente, su hermano Hugo Orlando Ibáñez se encontraba con un perro pitbull atado con un lazo, al que incitó a que atacara a los uniformados. Con el otro extremo del lazo, golpeaba el suelo para que los efectivos no se le acercaran, describió el fiscal general Fidel González ayer durante la audiencia de control de detención y formalización de la investigación.

Para el acusador público, los hermanos de 35 años actuaron de manera "dolosa" para "entorpecer el acto funcional legítimo del personal policial". En ese cuadro de "violencia y atento a la actitud asumida por los involucrados", los efectivos usaron la escopeta antitumulto para que desistieran de su accionar. De este modo, los Ibáñez fueron reducidos y aprehendidos.

El fiscal los imputó por el delito de atentado gravado por ser cometido a mano armada, al intentar resistirse con un elemento punzo cortante, e incitando además a un perro de raza pitbull para que agreda a policías. Pidió la prisión preventiva por 15 días teniendo en cuenta la reciente causa iniciada a uno de los acusados.

Se trata de Hugo Ibáñez, quien fue detenido el lunes 4 de enero por provocar un incendio intencional de bosques y que permanecía en libertad con la obligación de presentarse dos veces por semana en la Oficina Judicial de esa ciudad.

Por su parte, el defensor público Marcos Ponce solicitó la morigeración de la medida de coerción, debido a que los mellizos poseen arraigo en la ciudad cordillerana.

En ese marco, el magistrado decretó la apertura de la investigación y la prisión preventiva por el término de 15 días para los Ibánez. Criado consideró que existe riesgo de fuga y posibilidades de entorpecimiento en la investigación ya que en libertad pueden amenazar a testigos.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico