Mercedes-Benz Vito Furgón a prueba

Mercedes-Benz desarrolló un producto que permite una versatilidad muy interesante, con la posibilidad de poder entrar a cualquier estacionamiento y al mismo tiempo con la capacidad de poder cargarle 1.225 kg. en sus 6.0 m³.

MECANICA Y SEGURIDAD

La unidad probada por el sitio autocosmos.com.ar es la versión Furgón 111 CDi V1 Ac, la cual está impulsada por un turbodiésel + intercooler de 1.6L con 114 CV a 3.800 rpm y 270 Nm entre las 1.500 a 2.500 rpm., llevados a las ruedas delanteras mediante una caja manual de 6 velocidades. El torque propio del motor Diesel sumado a la caja de 6 marchas le permiten reaccionar a la par del tránsito urbano, como así también viajar de forma placentera en ruta.
En materia de seguridad, la Mercedes-Benz Vito Furgón posee airbag solamente para el conductor (para este tipo de vehículos no corre la obligatoriedad de airbags+ABS), frenos a disco en las cuatro ruedas con ABS, asistente de viento lateral, asistente de arranque en pendiente, ESP y alerta de fatiga, que nos avisa que está prendido con una luz que muestra constantemente una taza de café en el tablero.
INTERIOR

La Vito tiene una estética muy bien lograda, con un frente moderno que respeta el ADN de la marca y unas líneas laterales que le confieren un dinamismo casi contradictorio a su silueta.
El acceso a la caja de carga se da de dos maneras: mediante una puerta corrediza lateral como por un portón trasero que se abre de una forma inusual, ya que en vez de tener dos puertas para facilitar el acceso, (o abrir sólo una si se necesita) cuenta con un enorme portón que se abre para arriba, como si se tratase de un hatchback.
Ya que hablamos de la caja, la misma cuenta con 2.831 mm. de largo, 1.695 mm. de ancho y 1.392 mm de altura interna, con una capacidad de carga de 1.225 Kg. En esta versión (V1) no hay separador entre la caja y las butacas de los pasajeros, por lo que al estar detenidos podemos ir directamente hacia atrás desde el puesto del acompañante.
El habitáculo de la Mercedes-Benz Vito al principio puede resultar demasiado sobrio, austero e incompleto, pero a los 5 minutos de convivencia ya te das cuenta que tiene todo lo que necesitás para estar cómodo en el trabajo. Desde un sinfín de espacios portaobjetos por todos lados (un gran acierto de la marca considerando el uso que se le dará a este vehículo) hasta chiches que no creerías que podrían estar presentes como levantavidrio con one touch, estéreo con bluetooth/USB y una completa computadora de a bordo.

COMPORTAMIENTO

La tenida en ruta es muy buena para un vehículo de este tipo, se puede viajar sin problemas a 120 Km/h (111 Km/h de GPS a un régimen de 2.200 rpm) y encarar las curvas sin demasiado rolido. A esta velocidad obtuve un consumo promedio de 7.9 L/100 Km. Por otro lado, a 130 Km/h de velocímetro el GPS declara 121 Km/h., con la aguja del tacómetro situada en las 2.370 rpm.
La autonomía del vehículo es otro aspecto a destacar. Cuando llenás el tanque de 70 litros podés despedirte por un buen rato de las estaciones de servicio; en nuestro caso, la computadora de a bordo me prometía seguir comiéndose el asfalto sin parar por 956 Km.
Un lujo para el laburante. La Mercedes-Benz Vito permite encarar el ajetreo diario con comodidad y agilidad, como así también recorrer largas distancias con una de las mejores butacas que haya probado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico