México: encuentran siete cadáveres con signos de tortura en Guerrero

Los asesinatos se produjeron en momentos en que unos 3.500 militares y 200 policías federales y estatales inician el Operativo Chilapa para reducir la violencia ligada al crimen organizado en varios municipios de esa región.

Siete hombres fueron encontrados ayer muertos con signos de tortura y violencia en dos puntos de Chilpancingo, capital del estado mexicano de Guerrero, cuando unos 3.500 militares y 200 policías federales y estatales iniciaban el Operativo Chilapa para reducir la violencia ligada al crimen organizado en varios municipios de esa región, convulsionada tras la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.
Cerca de las 3 hora local (6 de la mañana de Argentina) la policía recibió el reporte de detonaciones de armas en la colonia Tatagildo, y al trasladarse al lugar hallaron tres hombres de entre 20 y 25 años asesinados, con huellas de torturas, disparos y maniatados.
Aproximadamente una hora después, las fuerzas de seguridad encontraron cerca de la presa Cerrito Rico, en el norte de la capital estatal, a otros cuatro hombres asesinados con similares características.
Si bien las autoridades desconocen hasta el momento la identidad de las víctimas, no se descarta que pueda tratarse de un ajuste de cuentas entre bandas rivales del crimen organizado.
La zona de Chilpancingo, Tixtla y Chilapa sufre desde hace meses una ola de violencia ligada a la pugna por el control del territorio de tres grupos, los Ardillos y los Rojos, especialmente en la zona de Chilapa, y el cártel de la Sierra del Sur, ubicado en Chilpancingo.
Hace apenas dos días nueve jóvenes fueron secuestrados en esta misma región. Seis de ellos fueron raptados en un taller de motocicletas de una zona escolar de Chilpancingo, mientras que los tres restantes fueron secuestrados en el barrio La Villita de Tixtla, donde se encuentra la escuela para maestros de Ayotzinapa a la que pertenecen los 43 estudiantes que desaparecieron en 2014 en el municipio de Iguala.
El miércoles se inició el Operativo Chilapa, que abarca los municipios de Chilapa, Zitlala, Cuilapan, Zototitlán y Ahuacuotzingo, de población mayoritariamente indígena, que han sido acosados por el crimen organizado en los últimos tres años.
Todos esos municipios forma parte de región de la Montaña Baja del Guerrero, donde las autoridades tienen identificados a los grupos criminales de los Rojos y los Ardillos, a los que señalan como responsables de numerosos de desapariciones y asesinatos.
El operativo, que busca frenar la violencia derivada de la pugna entre las dos bandas, fue puesto en marcha por el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, y el general Alejandro Saavedra, comandante de la Novena Región Militar.
"Estoy convencido que con la ayuda del gobierno federal, y lo que nosotros podamos contribuir en materia de seguridad, vamos a dar la gran batalla para que Guerrero salga adelante, porque a Guerrero le urge enfrentar su pobreza y sacudirse de la violencia", declaró Astudillo durante la ceremonia de inicio de la operación.
En las instalaciones de la Unidad Deportiva de Chilapa, el gobernador manifestó que los hechos criminales que se han suscitado en esta región, incluida la irrupción de civiles armados en mayo pasado que se hacían pasar por policías comunitarios, no deben presentarse jamás.
En la operación participa personal del Ejército Mexicano, la Marina, la Fuerza Aérea, la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía), la Policía Federal y la Policía Estatal.
Guerrero es uno de los estados más violentos del país, con centenares de muertos desde la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa, secuestrados poree efectivos corruptos de fuerzas de seguridad y entregados a miembros del cártel de Guerreros Unidos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico