Mientras espera la suba de equipos, el sindicato también tiene conflictos con contratistas de PAE

A Pan American Energy los petroleros le siguen pisando los talones. Ayer, los trabajadores de Petrosar aplicaron retención de servicio por una reestructuración sin consensuar y los operarios de PECOM fueron por el mismo camino por incumplimientos en el convenio colectivo de trabajo.
El caso más grave fue el de PECOM donde hubo amenaza de 285 despidos cuando los trabajadores sostuvieron las medidas de fuerza en la base de la empresa en Comodoro Rivadavia. Desde el Sindicato de Petroleros Privados de Chubut criticaron que la advertencia empresarial fue sin informar previamente a la Secretaría de Trabajo.
"Ya se aplicó la conciliación obligatoria para retrotraer la situación, de prestar servicio en forma normal", informó ayer el diputado provincial y portavoz del sindicato, Carlos Gómez. "En estos momentos hay que llevar tranquilad a las familias de los trabajadores", señaló.
Petrosar fue otro conflicto ayer. La denuncia a Pan American Energy en este caso fue por la reestructuración de servicio que quieren llevar adelante, pero que no habría sido consensuada con los operarios. La delegación laboral en Comodoro Rivadavia dictó la conciliación obligatoria y los 600 trabajadores volvieron a trabajar.
Mientras tanto, el sindicato exige que PAE ponga en actividad los equipos que comprometió en sus yacimientos, especialmente en Cerro Dragón. Ayer por la tarde, el secretario general Jorge Avila mantenía contactos con representantes empresariales de esa compañía, YPF y Enap Sipetrol. El objetivo siempre es darles ocupación a todos los trabajadores.
El pedido no es caprichoso. El 1 de febrero fue firmado un convenio donde todas las operadoras prometían la suba de un número determinado de equipos. Sin embargo, las que han optado por hacerlo a sus tiempos han sido PAE y Tecpetrol. El gobernador Mario Das Neves envió el lunes una carta documento a PAE para que cumpla con el acuerdo.

DESPIDOS NO
El diputado Gómez señaló en diálogo con El Patagónico que los telegramas de despido están restringidos a situaciones graves. El acuerdo firmado el 1 de febrero congela los intentos de despido en el sector petrolero hasta el 1 de agosto a través de un plan acordado con las operadoras y el gobierno para sostener la actividad.
Los únicos métodos aceptados para reducir personal en los yacimientos son los retiros voluntarios y las jubilaciones. El primer caso es un trámite individual entre el operario y la empresa, a través de la Secretaría de Trabajo o una escribanía, sin intervención del sindicato.
El secretario de Trabajo de Chubut, Marcial Paz, indicó el martes en una entrevista radial que las desvinculaciones acordadas llegaban a 600 entre febrero, marzo y abril. Entre seis y siete retiros por día. Al sindicato le queda la duda sobre cuántos corresponde a los privados o a los jerárquicos o el detalle por empresas.
La mayor atención del sindicato está en los "jubilables", a quienes les instalaron una oficina que atiende de 9 a 14 en la sede sindical del barrio Pueyrredón con asesoramiento y seguimiento de trámites. Quienes se jubilen ahora se les garantizará la próxima vacante laboral a sus hijos cuando haya reactivación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico