Miguel Miranda sigue en terapia pero ya no depende del respirador artificial

Según confirmaron sus familiares, el joven agredido durante la madrugada del sábado en el barrio San Martín continúa internado en terapia intensiva, pero evoluciona de manera favorable.

Según confirmaron sus familiares, el joven agredido durante la madrugada del sábado en el barrio San Martín continúa internado en terapia intensiva, pero evoluciona de manera favorable. Ayer ya no necesitaba de ayuda mecánica para respirar, lo que es un avance en su recuperación. Sin embargo, los pronósticos médicos marcan la probabilidad de que quede con secuelas luego de que los agresores le fracturaran el cráneo y sufriera pérdida de masa encefálica. También le fracturaron el maxilar y algunas costillas.
La madre de Miguel Miranda (19), el joven que fue salvajemente golpeado en Huergo y Los Jazmines el sábado a la madrugada, le confirmó ayer a El Patagónico que muestra signos de recuperación y ya no necesita de ayuda mecánica para respirar. Sin embargo, su situación continúa siendo delicada ya que sufrió fractura de cráneo con pérdida de masa encefálica, fractura de maxilar y costillas, por lo que quedaría con secuelas de por vida.
Por la causa ha sido detenido Néstor Ricardo Castillo (24) al que se le imputó el delito de lesiones graves en riña, en calidad de coautor. Mientras, hay otros sospechosos identificados que resta detener.
Según la imputación de la Fiscalía, Castillo llegó en compañía de otros individuos al lugar en donde Miranda se encontraba con unos amigos y comenzaron a agredirlos. Las víctimas intentaron escapar para resguardarse, pero fueron perseguidos y Miranda recibió una feroz golpiza.
Durante la audiencia de control de detención se confirmó que Castillo debía haber estado cumpliendo una condena desde el 2 de octubre del año pasado. En esa fecha quedó firme la pena de 5 años que el condenado aceptó en un juicio abreviado celebrado el 4 de setiembre de ese año, por el delito de encubrimiento por receptación con robo agravado. Por ese delito le impusieron 3 años y 3 meses de prisión efectiva, pero se le sumó lo que le restaba cumplir de una condena anterior en la que había obtenido la libertad condicional.
En síntesis, se unificaron las condenas y se le impuso una pena única de 5 años. La confirmación de la sentencia fue notificada el 7 de octubre, dando cuenta que cinco días antes ya había quedado firme la misma, por lo que en esa fecha debía quedar en un lugar de reclusión.
Lo cierto es que Castillo continuó en libertad sin ningún tipo de orden de captura u otra notificación que le ordenara cumplir la pena. No obstante ese "error" fue advertido por el fiscal, quien solicitó en el mismo control de detención del lunes que comience a cumplir condena. El representante del Ministerio Público añadió que en caso de ser condenado por la agresión a Miranda, se debería declarar su reincidencia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico