Miles de brasileños salieron a las calles para pedir la destitución de Rousseff

La presidenta afronta un proceso de juicio político acusada de "delitos de responsabilidad" en relación con maniobras ilegales efectuadas por el Poder Ejecutivo en 2014 y 2015 con el objeto de "maquillar" los resultados fiscales. Además, su imagen y la de su gobierno están jaqueadas desde comienzos de este año por la impopularidad de las medidas de ajuste que adoptó ante la crisis económica y por el escándalo de corrupción en Petrobras.

Miles de personas salieron ayer a las calles de más de un centenar de ciudades de Brasil para expresarse a favor de la destitución de la presidenta Dilma Rousseff, quien enfrenta un proceso de juicio político en el Congreso.
Las manifestaciones registraron una concurrencia menor que la que tuvieron otras similares en marzo, abril y agosto pasados, según coincidieron varios medios de comunicación locales.
No obstante, el oficialismo -que marchará el miércoles en defensa de la mandataria- la consideró como un "termómetro" para medir "la reacción de la oposición", afirmó una fuente del palacio presidencial de Planalto.
Los organizadores -grupos sociales que aseguran ser ajenos a los partidos políticos- ya habían advertido que las protestas de ayer serían menos masivas que las anteriores, debido a la poca antelación que tuvo la convocatoria.
Una de las marchas más concurridas fue la que tuvo lugar en Brasilia, donde se reunieron frente a la sede del Congreso unas 6.000 personas, según fuentes policiales.
Vestidos de amarillo en la mayoría de los casos y con un gran muñeco inflable que caricaturizaba a la jefa del Estado, los manifestantes cantaron repetidamente la consigna "Fuera Dilma".
En Río de Janeiro, la protesta de unas 5.000 personas tuvo lugar en la tradicional playa de Copacabana, donde camiones con altavoces divulgaban mensajes y consignas que reclamaban el cese del mandato de Rousseff, que comenzó el 1 de enero de este año luego de que fuera reelecta a fines de 2014.
En San Pablo, los manifestantes -cuya cantidad no se informó- se congregaron en la céntrica avenida Paulista, donde un camión de la Unión Nacionalista Democrática (UND) propalaba marchas militares y mensajes que pedían una "intervención militar constitucional".
Asimismo, las protestas reunieron 10.000 personas en Curitiba, 7.000 en Recife, 3.000 en Belo Horizonte, 1.200 en Florianópolis y 1.000 tanto en Belém como en Salvador, según estimaciones de la Policía Militar recogidas por la prensa local.

JUICIO POLITICO
Rousseff afronta actualmente un proceso de juicio político que comenzó el martes en la Cámara de Diputados y fue inmediatamente suspendido hasta pasado mañana por el Supremo Tribunal Federal (STF, corte suprema), que hizo lugar a un recurso para determinar si el trámite contra la mandataria cumple con la Constitución.
La jefa del Estado está acusada de "delitos de responsabilidad" en relación con maniobras ilegales efectuadas por el Poder Ejecutivo en 2014 y 2015 con el objeto de "maquillar" los resultados fiscales, según determinó en un dictamen el Tribunal de Cuentas.
Paralelamente, la imagen de Rousseff y la de su gobierno están jaqueadas desde comienzos de este año por la impopularidad de las medidas de ajuste que adoptó ante la crisis económica.
También por el escándalo del multimillonario desvío de fondos de la petrolera estatal Petrobras para financiar campañas políticas, por el que están sospechados, procesados o presos decenas de políticos, empresarios y ejecutivos.
En ese contexto, una encuesta publicada ayer indica que solo 32 por ciento de los brasileños considera que su vida mejoró en los 13 años que el Partido de los Trabajadores (PT) lleva en el gobierno del país.
En cambio, 26 por ciento cree que su vida empeoró y 42 por ciento sostiene que nada cambió con las administraciones de Luiz Lula da Silva (2003-11) y su sucesora Rousseff, según el sondeo del Instituto Datafolha publicado por el diario Folha de Sao Paulo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico