Miles de brasileños se manifestaron contra Temer y tomaron ministerios

El mandatario decretó la intervención de tropas federales para enfrentar a los manifestantes que piden su renuncia en Brasilia y para proteger los edificios públicos, informó el ministro de Defensa, Raúl Jungmann, en un pronunciamiento por la televisión oficial.

Miles de brasileños se manifestaron ayer en Brasilia para pedir la renuncia del presidente Michel Temer y tomaron varios ministerios de Gobierno, los cuales debieron ser evacuados. El ministerio de Agricultura sufrió un foco de incendio que fue rápidamente sofocado.
Los funcionarios y trabajadores estatales debieron evacuar las instalaciones ya que los manifestantes ingresaron a las dependencias de Gobiernos, rompieron vidrios y comenzaron a arrojar parte del mobiliario por las ventanas.
"El presidente dice que es inaceptable el desorden, el descontrol y que no permitirá que actos como estos vengan a empañar el proceso que se desarrolla de manera democrática y en respeto a las manifestaciones", dijo el ministro de Defensa, Raúl Jungmann, en un pronunciamiento por la TV estatal, el canal NBR.
La vía libre para la intervención militar de las calles del Distrito Federal fue publicada en una edición extra del Diario Oficial de la Unión. La medida tiene vigencia hasta el 31 de este mes.
"Esto es una dictadura, ni el gobierno de los militares hacía esto. Este gobierno no puede tolerar una manifestación en su contra. Esta protesta era convocada por sindicatos y movimientos sociales y la policía los provocó reprimiendo y todo derivó en otra cosa", dijo a pocos metros de los edificios incendiados, dentro de la Cámara de Diputados, el jefe del bloque del opositor Partido de los Trabajadores (PT), el legislador Carlos Zarattini.
El presidente de la Cámara de Diputados y número dos del país, Rodrigo Maia, fue quien pidió a Temer reforzar la seguridad en Brasilia.
"Yo le pedí a Temer que pusiera la Fuerza Nacional (tropa de elite de la policía)" pero no el Ejército, dijo en medio de la sesión de Diputados Maia, comentando la decisión del mandatario.
La protesta llamada "Ocupa Brasilia" fue organizada por centrales sindicales y movimientos sociales de todo el país, y exige la renuncia de Temer, elecciones directas anticipadas y el fin del tratamiento parlamentario de las reformas laboral y previsional. Según la policía, en la manifestación hubo unas 25.000 personas.
Manifestantes buscaron llegar al Congreso Nacional pero fueron despejados con la represión en la Explanada de los Ministerios, como se denomina a la región de Brasilia que alberga a los ministerios, y las sedes de los tres poderes del Estado.
La crisis del gobierno de Temer se aceleró con el terremoto causado por la grabación del mandatario avalando sobornos, según acusó la fiscalía general, durante una conversación con el empresario corruptor confeso Joesley Batista, dueño de la multinacional brasileña de la carne JBS, quien se encuentra libre en Estados Unidos tras colaborar con la justicia.
OTRA RENUNCIA
La crisis brasileña se devoró al cuarto asesor del presidente Temer, Sandro Mabel, dirigente del Partido del Movimiento de la Democracia del Brasil (PMDB), quien dejó el cargo de asesor especial por cuestiones personales, según una carta enviada a la prensa.
La renuncia ocurre en medio de frenéticas negociaciones entre los partidos del oficialismo de centroderecha para encontrar un candidato a reemplazar a Temer en una elección indirecta a realizarse por el Congreso que debe ser convocada, cuando el poder se encuentra acéfalo, por el presidente de la Cámara de Diputados.
La salida de Mabel se produjo luego de que el martes fuera detenido otro asesor especial del presidente, Tadei Filippelli, ex vicegoberandor de Brasilia acusado de participar de desvíos en la construcción del estadio Mané Garrincha, sede del Mundial 2014 y donde jugó en cuartos de final Argentina contra Bélgica.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico