Mirá el dron que se pliega y entra en un bolso

El fabricante de drones DJI marca el terreno a GoPro con un nuevo dispositivo volante totalmente portátil, hasta el punto de que cuando está plegado puede llevarse en un bolso o una riñonera. El Mavic Pro se sostiene sin problema en la palma de la mano y, pese a sus pequeñas dimensiones, integra la tecnología de los drones más sofisticados para uso profesional por la que es conocida la firma china.

Los drones se han convertido en una nueva herramienta para contar historias con imágenes aéreas, filmando desde el cráter de un volcán hasta hacer tomas en el patio de casa. DJI busca que ahora el uso de estas pequeñas aeronaves sin tripulante sea más espontáneo e intuitivo, para que el usuario pueda expresarse con total libertad. Así decide dar un paso para hacer esta tecnología aún más accesible.

Las cuatro hélices del Mavic Pro se despliegan en unos cinco segundos para ponerlo en la posición de vuelo. El dron tiene una autonomía de 27 minutos por carga, siete más que el Karma de GoPro. Para facilitar el pilotaje, el aparato cuenta con 24 procesadores que analizan la información que le llega de su entorno a través del GPS, de sensores y cámaras de posición para navegar de forma autónoma evitando los obstáculos.

Nuevo Drone


La cámara principal que equipa el Mavic Pro usa los mismos sensores que el Phantom 4 y puede grabar en formato 4K. En algunos aspectos es incluso más potente que los drones profesionales, ya que permite la retransmisión de vídeo en directo en servicios como Youtube, Periscope y Facebook a una resolución de 1080p desde una distancia mayor que los últimos modelos en el mercado.

El Mavic Pro cuenta con su propio control remoto, que cabe también en el bolsillo del pantalón, y sus funciones se amplían gracias a un soporte para integrar el teléfono móvil. La doble antena que equipa tiene un alcance de hasta siete kilómetros de distancias. En las distancias cortas, el dron es capaz de reconocer los gestos que se hacen con la mano, lo que permite manejarlo sin el mando.

El dron registra todos los datos del GPS y graba vídeo cada vez que vuela. Su sistema de navegación inteligente le permite mantener el foco volando en cualquier dirección, incluso si el objeto se encuentra en movimiento. En el modo trípode reduce la velocidad para tener una mayor precisión. En el deportivo, se desplaza a hasta 65 kilómetros por hora y potencia los sensores para reaccionar con más rapidez.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico