Monseñor D'Annibale advirtió: "si el ajuste es duro, va a ser difícil resistirlo"

El obispo de la diócesis de Río Gallegos, Miguel Ángel D´Annibale, insistió en la necesidad de buscar a través del diálogo, la manera de encontrar una salida a la crisis económica y financiera que afronta Santa Cruz. Advirtió que de lo contrario "vamos a llegar a un cuello de botella del que no vamos a poder salir adelante".

Caleta Olivia (agencia)

El prelado, cuya misión pastoral también comprende a Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur, había emitido un comunicado de prensa luego de los serios incidentes que se registraron en la residencia de la gobernadora Alicia Kirchner en la madrugada del 22 de abril, pidiendo por la paz social y el diálogo.
Ayer, en declaraciones que hizo a Radio Mitre, señaló que la crisis que se fue generando sobre todo por las demoras de pago de sueldos a trabadores estatales activos y pasivos se refleja en casos preocupantes que se extienden a otros sectores de la sociedad.
A modo de ejemplo dijo que tenía conocimiento de que "hay gente que está saliendo de la provincia y regresa a sus lugares (de origen) porque se nota la falta de trabajo".
A sabiendas de que Alicia Kirchner ya solicitó una audiencia con el presidente Mauricio Macri para plantear en detalle los diferentes problemas que afronta Santa Cruz, D´Annibale sostuvo que es evidente que el Gobierno provincial "está buscando una salida a la crisis", pero al mismo tiempo advirtió que si el ajuste que propondría Nación "es muy duro, va a ser difícil resistirlo".
Fue entonces cuando reiteró la necesidad de buscar una salida porque, caso contrario, "vamos a llegar a un cuello de botella del que no vamos a poder salir adelante".

SITUACIoNES DE APREMIO

El obispo comentó también que se están generando serios problemas en las familias y en la sociedad en su conjunto, por lo cual ratificó su compromiso de trabajar para aliviar situaciones difíciles, teniendo siempre presenta la consigna del Papa Francisco quien constantemente manifiesta: "la unidad es superior al conflicto".
Admitió que la tarea es difícil ya que "en las escuelas hace ya varias semanas que no se dictan clases, cuesta brindar un servicio de salud y mucha gente se va quedando fuera del sistema. Por eso este reclamo de pedir una y otra vez el diálogo".
Recordó que cuando él se hizo cargo de la diócesis, en 2011, "era muy fuerte la inmigración y por el contrario, hoy se está produciendo una situación distinta: la gente está saliendo de la provincia y regresando a sus lugares de origen, porque se nota la falta de trabajo y oportunidades", reiteró.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico