Montenegro: "pudo ser una tragedia"

"Tuve mucho miedo, por momentos, cuando el micro se quedó sin frenos y el chofer nos dijo que nos fuéramos para atrás, pensé cualquier cosa", afirmó el "Rolfi" a su llegada al Aeroparque Jorge Newbery.

El mediocampista de Huracán de Parque Patricios, Daniel Montenegro, definió ayer el "feo momento" que pasó junto a sus compañeros durante el accidente a bordo del micro que los trasladaba hacia el aeropuerto de Caracas, en Venezuela.
"Tuve mucho miedo, por momentos, cuando el micro se quedó sin frenos y el chofer nos dijo que nos fuéramos para atrás, pensé cualquier cosa", contó Montenegro en diálogo con la prensa tras el arribo de la delegación ayer a la mañana al Aeroparque Metropolitano 'Jorge Newbery'.
"Son cosas que pasan, no nos gustaba el colectivo, pero la pericia del chofer hizo que solamente tuviésemos algunos heridos, pudo ser una tragedia", agregó el 'Rolfi' que sufrió una herida en el ojo derecho como consecuencia del vuelco.
Montenegro detalló que al micro se le rompió la caja de cambios y luego se quedó sin frenos y no se lo "podía parar con nada".
"Nos fuimos para la parte de atrás sabiendo que había salidas de emergencia en el camino pero cada vez iba más rápido. El golpe fue muy duro", relató.
El ómnibus tomó una salida para frenado de emergencia, chocó con un muro y cuando comenzó a retroceder, el chofer decidió volcarlo para no regresar a la autopista.
"Supo manejar bien el momento y tuvo la tranquilidad para volcarlo para que no pase nada", destacó el ex Independiente.
"Tuvimos miedo y pasamos un momento feo y difícil. Por suerte estamos acá. Estas cosas hacen fuerte a los grupos", remarcó Montenegro, uno de los más experimentados del plantel.
El enganche, de 36 años, habló con el cuerpo técnico encabezado por Eduardo Domínguez que se quedó con Patricio Toranzo, Diego Mendoza y el preparador físico, Pablo Santella, quienes no aún no recibieron el alta médica.
"Pasaron una buena noche y eso nos deja tranquilos. Están de ánimo y esperando el regreso", señaló.
El resto del plantel de Huracán regresó ayer a la mañana al país y arribó en un sector privado del Aeroparque Jorge Newbery donde Néstor Apuzzo, ex DT del equipo, el delantero Cristian Espinoza, quien no viajó por lesión, dirigentes y familiares estuvieron un largo rato esperando su llegada.
El gobierno de Nicolás Maduro cedió al plantel del 'Globo' uno de los aviones presidenciales, según confirmaron a Télam fuentes del club argentino.
En principio el arribo de los jugadores estaba previsto para las 7 al aeropuerto de Ezeiza pero luego se modificó y se informó que sería 8:30 en el Aeroparque metropolitano.
Finalmente, una parte del plantel arribó pasadas las 9:30 en el avión que se ubicó en la plataforma 46. Desde allí los jugadores se subieron a un micro para dirigirse a Parque de los Patricios.
Al aterrizar, el kinesiólogo del plantel, Daniel Arias, también habló con los medios sobre el accidente y buscó llevar tranquilidad por lo sucedido.
"La verdad es que fue una desgracia, la pasamos muy mal aunque queremos aclarar que por suerte estamos todos bien, inclusive los chicos que quedaron en Venezuela", le dijo a Télam.
"Estamos conmocionados pero mejor de ánimo, fue muy fuerte todo lo que pasó", completó el kinesiólogo del plantel 'quemero'.
En tanto, los familiares vivieron la espera con angustia y felicidad al mismo tiempo: "La verdad es que ayer la pasamos muy mal. Por suerte están todos bien", comentó Romina, la mujer del arquero Marcos Díaz, en diálogo con Télam.
Para hoy está previsto el arribo de Toranzo, Mendoza, Santella, los más afectados por el vuelco del micro en la ciudad de Caracas, y el resto de la delegación del 'Globo'.
Huracán logró el martes la clasificación a la fase de grupo de la Copa Libertadores de América luego de perder 2-1 ante Caracas en Venezuela y beneficiarse por el gol de visitante, ya que en la ida había conseguido el triunfo por 1-0 de local.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico